Hoy os traigo mis impresiones sobre el tercer Omnibus de Grendel, editado hace poco por Planeta en un cuidado y lujoso tomo en cartoné, siguiendo la línea similar de los dos previos. Como ya he comentado en anteriores entradas, esta serie está indicada sobre todo para aquellos lectores que tengan ya un cierto bagaje en esto del noveno arte, ya que Matt Wagner es un autor que no deja las cosas fáciles al aficionado, y menos en este “El reinado de Orión” que hoy os presento por aquí.

El tomo se divide en tres partes: ‘Los años de incubación’, ‘Dios y el Diablo’ y ‘El reinado del Diablo’, historias donde Wagner nos muestra un futuro decadente debido a una guerra nuclear, un personaje demente enfrentado a una nueva reencarnación de nuestro “héroe favorito” y las consecuencias bajo el mandato de un flamante y extraño imperio, donde la figura de Grendel vuelve a brillar en todo su esplendor.

grendel-khan

El autor se las ingenia para dar una nueva vuelta de tuerca, transformando al personaje en una especie de presencia cósmica que parece estar en todos sitios, encarnado en una variedad de dispares personalidades lo que da lugar a una lectura compleja y nada homogénea.

Si en el anterior tomo, Matt Wagner jugaba a su antojo con una poderosa narrativa, en esta ocasión vuelve a reincidir, lo que se traduce en que sus guiones pueden convertirse para algunos en un auténtico salto sin paracaídas dependiendo de la parte de la trama en la que nos centremos.

Al igual que en anteriores entregas, el cambio de ilustradores entre etapas y etapas resulta extremadamente rupturista, produciendo en el lector cierta incomodidad con el resultado final. Así, podemos encontrar a un primerizo Tim Sale o a los desconocidos John Snyder o Jay Geldhof dibujando las historias más ambiciosas hasta la fecha del personaje (que ya es decir).

grendel-03-reinado-orion
“Cubierta de la fenomenal edición española”

Sin lugar a dudas, es un tomo que precisa de una atención y esfuerzo extra por parte del lector, pero que igualmente si se traspasa sin problemas este puntito de complejidad extra, nos encontramos ante otro gran tomo que vuelve a ratificar la enorme labor de Matt Wagner en Grendel: un autor y una obra que engrandece este medio y que todo amante de los cómics debería al menos probar una vez en la vida y ver qué pasa.

Quién lo iba a decir: Lo que comenzó como una historia muy estilizada de un asesino criminal se ha convertido con el tiempo en un cuento épico de gran alcance que necesita de diferentes y atentas relecturas para poder asimilarlo en toda su grandilocuencia. El mes que viene Planeta publica el cuarto y último Omnibus de Grendel. Yo no me lo pierdo por nada del mundo… Y os lo contaré desde estas páginas, por supuesto.

Anuncios