Batman #21 USA | The Button Part One – Un cliffhanger como introducción [Avance]

“Ahí fuera hay una fuerza que no conocemos. Habrá una guerra entre la esperanza y desesperación. El amor y la apatía. La fe y el escepticismo. Cuando estaba fuera del tiempo noté su presencia. Intenté ver quienes eran. No pude, pero sé que están ahí fuera. Y por alguna razón, están esperando para volver a atacarnos. Lo percibo. Incluso ahora, Barry, nos están vigilando” (Kid Flash, Especial Universo DC Renacimiento)

Con ese impactante cliffhanger cerraba el ‘Especial Renacimiento del Universo DC’. Mientras leíamos esos diálogos de un Kid Flash recién regresado del olvido, veíamos cómo Batman encontraba en su Batcueva una nota manuscrita dirigida a él y la chapa “Smiley” con un rastro de sangre. La chapa característica e icónica del universo Watchmen, una de las obras definitivas de superhéroes. ¿Quería decir eso que se iban a atrever en DC, después de 30 años de su creación, de mezclar los personajes creados por Alan Moore y Dave Gibbons con el multiverso DC tradicional? Una presunta conversación entre el Doctor Manhattan y Ozymandias en el epílogo parece indicar esa dirección.

¿Un despropósito o un acierto? El tiempo y lo que se sepa hacer a partir de ese especial es lo que dictará sentencia. Y en estas estamos. Después del especial del “Rebirth” las series del universo DC empezaron con sus nuevos números uno y de esta línea argumental, salvo alguna pincelada que otra en alguna serie, nada más se supo. Hasta ahora, que continúa este argumento en la saga “The Button”, incluida en las entregas 21 y 22 de las actuales series USA de Batman y The Flash, recientemente editadas al otro lado del Atlántico.

Geoff Johns, el arquitecto definitivo del actual multiverso DC, fue el responsable de ese one-shot que era una sucesión de inicios prometedores de argumentos para varios personajes, pero poco concluyente en ninguno de ellos. El objetivo de ese cómic era sembrar los suficientes ganchos como para atraer a lectores potenciales a las nuevas series de la compañía. Misión cumplida. Ahora hay que continuar esos argumentos y darles la consistencia necesaria para que no acaben en meros fuegos fatuos.

Esta “patata caliente” argumental la han recogido los guionistas de Batman y The Flash, Tom King y Joshua Williamson, para seguir desvelando qué misterios esconde la chapa ensangrentada que el Caballero Oscuro encontró en su cueva. La saga, anunciada desde inicios de año, ha levantado una expectación notable entre los aficionados de todo el mundo. A todo ello hay que sumarle la acertada campaña de marketing y comunicación que ha supuesto la edición especial con portada lenticular de cada una de las cuatro grapas que componen esta saga. Edición especial y de venta directa restringida solo a los Estados Unidos, lo que ha estimulado el mercado mundial “de coleccionista”, convirtiendo esas grapas en objeto preciado y codiciado por aficionados de todo el mundo a escasos días de su edición estadounidense. La última grapa de la saga, The Flash #22, se editó el pasado 10 de mayo.

La primera parte de esta saga corre a cargo de Tom King al guion y el arte de Jason Fabok, que también se ocupa de la espectacular portada lenticular que nos muestra, según el ángulo desde dónde se mire, a Batman o a Flash sosteniendo la chapa “Smiley”. A nivel gráfico, el cómic es espectacular: el arte de Fabok cumple las expectativas creadas y la paleta de colores aplicada por Brad Anderson refuerza los dibujos, al igual que la portada realizada por ambos, ya un icono del noveno arte desde que se anunció.

“¿Se desvelará finalmente algo sobre la conexión entre universos?”

Sin desvelar detalles importantes de la grapa en sí, el relato que nos plantea King en este número no va a despejar ni resolver las dudas sembradas en el “Rebirth”. En todo caso al lector se le plantearán aún más incógnitas a lo largo de un número de rápida y frenética lectura que desemboca en un gran cliffhanger. Ni que decir tiene que no es el mejor Tom King posible el que nos encontramos en este cómic, pero puede que sí sea el mejor Tom King desarrollando un argumento impuesto por parámetros editoriales. Da la sensación de que el guionista guarda sus mejores bazas para otras historias de cosecha propia. Al fin y al cabo, en los crossovers planificados por las grandes editoriales en pos de beneficios económicos, las grandes damnificadas son las historias.

¿Es este el caso? Muy pronto para afirmarlo con rotundidad. Esta grapa solo es el inicio de lo que está por venir. Adolece de profundidad pero no deja de ser una introducción trepidante y frenética. Un gran cliffhanger de 24 páginas. En las tres grapas restantes que componen la saga se presupone que el lector encontrará la gran historia que se pretende contar. De ser así, “The Button” podrá llamarse, en un futuro, clásico. Si en las siguientes partes la narración solo discurre de forma efectista y sin la profundidad que se espera, estaremos ante otro gran movimiento comercial sin repercusión artística a los que nos tienen acostumbrados las “majors”. En las próximas entregas saldremos de dudas. Así que, como en un cómic de un gran evento de superhéroes, acabamos esta reseña con un “continuará”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s