Bloodpool, los cachorros de Youngblood [Reseña]

Decía el bueno de Cels Piñol que estos personajes de Bloodpool eran algo así como “la versión Liefeld de Gen 13” y buena parte de razón tenía el dibujante y articulista catalán al realizar esta afirmación ya que los jóvenes cadetes del comando Youngblood tenían mucho en común con el equipo de Fairchild, Grunge, Freefall y compañía que con los rudos y famosos superhéroes del gobierno ideados por el jefazo de Extreme Studios.

Aunque, la verdad sea dicha, para mí siempre fueron como una mezcla un tanto bizarra de lo mejor que tenía la genial Gen 13 con lo peorcito de Youngblood (de los cuales ya os hablé largo y tendido en un reportaje especial de dos entregas para el blog Visión Friki). Para muchos otros, simplemente fue un intento fallido de copiar descaradamente al grupo de Jim Lee.

Hoy viajamos a 1997 y nos adentramos en la primera Image, la de los pistolones, las splash-pages y las tetas de silicona, para conocer a los chicos del programa Bloodpool que, por desgracia para el estudio de Rob Liefeld, no lograron conectar con el público de entonces, como lo hicieran otras obras como Cyber Force o el Spawn de Todd McFarlane.

Seoul
Bloodpool, creados por el controvertido Rob Liefeld en 1995, hicieron su aparición en los primeros números de Extreme Prejudice (aunque el programa de entrenamiento de cadetes ya se mencionó de soslayo en el número uno de la serie principal) y la verdad es que los lectores acogieron bien a los dos personajes principales del equipo en su cameo, Task y Psi-Lence ya que el diseño era muy “Youngblood” y eran bastante cañeros.

Task, con un diseño muy parecido al de Shaft (el arquero líder de Youngblood) pero con traje azul en lugar de rojo, era un joven que portaba un espadón y sabía usarlo con maestría. Además, poseía poderes como factor curativo, agilidad y otras facultades aumentadas y poseía implantes cibernéticos que, sumados al manejo de distintas armas, lo convertían en un guerrero bad-ass de mucho cuidado.

Psi-Lence era un pibón de gran estatura, ataviada con un traje cuero color verde ceñido que resaltaba sus fabulosas curvas. Su poder telepático mantenía de algún modo unido al equipo. No podía articular palabra (de ahí ese juego de palabras en su alias de combate) pero ni falta que le hacía. Como buena telépata, podía leer las mentes y comunicarse con el resto del equipo.

Rubble
La colección de este particular equipo de superhéroes se edita en España en 1997 por Planeta De-Agostini (dentro de la línea World Comics) y contaba con guiones (por llamarlo de alguna manera) de Jo Duffy y los dibujos del canadiense Pat Lee (con un estilo visual que no deja dudas sobre quienes son sus referentes más cercanos) y en ella vemos como el gobierno desmantela el programa de entrenamiento de Youngblood, dejando a los chicos de Bloodpool en el paro y teniéndose que buscarse la vida. Ahí la cosa empieza ya a oler raro pero no adelantemos acontecimientos.

Ya conocemos a Task y Psi-Lence pero es que el resto de integrantes de este peculiar grupo de meta-humanos también tiene lo suyo. Para empezar, tenemos a Rubble, el alivio cómico del grupo. No podía faltar. Liefeld quería a su propio “grunge” en Bloodpool y se inventó a un personaje delirante, capaz de recomponerse en trocitos y luego volver a unirse como si nada. Su diseño recordaba a La Cosa de los 4F pero con la mentalidad de Badrock. Soltaba chistes y bromitas típica de la época y llevaba un pañuelo en la cabeza, cual albañil en la obra.

La otra fémina del grupo era Seoul (el nombra molaba mucho, lo reconozco) una jovencita pelirroja despampanante, de pechos enormes que tenía habilidades místicas. También contaban con Fusión, un chaval que controlaba la materia a nivel molecular. Tenía un poder bastante impresionante, al cual la señora Mary Jo Duffy no supo sacarle ningún partido en las historias. Finalmente, teníamos a Wylder, el salvaje del grupo. No podía faltar, eran los años noventa, ¿recordáis?

Seoul y sus pechotes
En la primera historia, vemos a los jóvenes y atolondrados Bloodpool siendo despedidos por Shaft, pregúntandose que van a hacer ahora con sus vidas. Cuando viajan en el coche de Fusión, tienen un accidente y por capricho del destino acaban salvando a Mr. Terry (un acaudalado hombre de negocios que viaja en su limusina con su amante) de unos matones que querían secuestrarlo. Como pago (y para que mantengan la boca cerrada) el agradecido señor Terry les extiende un generoso cheque con el que podrán empezar de cero y mudarse a un sitio decente donde empezar a trabajar de nuevo como superhéroes.

A partir de ahí, tendremos unas cuantas aventuras, a cada cual más absurda, donde estos jóvenes héroes lucharán contra coyotes, momias egipcias, bandas callejeras con automáticas y lanza-cohetes y otras locuras que, pretendiendo ser entretenidas no logran captar la esencia de otros títulos y acaban aburriendo al léctor. Supongo que la idea era presentar a Bloodpool como “el supergrupo divertido de Extreme Studios” pero la verdad es que el producto final es hilarante y carente de la calidad que atesoraban los geniales Gen 13 de Jim Lee.

Personalmente, me llevé un gran chasco con esta miniserie limitada de cuatro números ya que tras comprar en mi tienda habitual un vistoso libro de avances sobre Image Comics made in USA donde hablaban de estos Bloodpool me había hecho muchas ilusiones. Pero ni el equipo creativo acompañaba ni los personajes eran tan molones como los geniales DV8 o los mutantes de Generación-X. Todo era demasiado simple y muy dantesco, incluso para aquella época. Todo era tan extraño aquí, que incluso había una rata antropomórfica que salió en el primer número y de la cual nunca más se supo. Sólo para nostálgicos de otra era.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s