Grendel es un personaje que siempre me ha cautivado, pero que debido a su errática edición por nuestro país, no he podido disfrutar de esta creación de Matt Wagner (considerada por muchos expertos como su obra maestra) como es debido, así que la oportunidad que nos acaba de brindar Planeta De Agostini en su división de cómics, es de esas que no se pueden rechazar.

Por fin se puede conocer la historia de primera mano en un auténtico “tocho” de seiscientas páginas (un Ómnibus en formato cartoné que es el primero de cuatro volúmenes que contienen la historia entera con la historia de manera cronológica) que recopila todas las apariciones del primer Grendel: Devil by the Deed, las miniseries Black, White & Red, así como su posterior y aclamada continuación Red, White & Black, y Behold the Devil; también se incluye en este primer tomo diversas historias cortas, todas con guion de Wagner y dibujos de diferentes autores.

grendel

Lo característico de esta macro historia es que el autor nos narra la peculiar vida del multimillonario Hunter Rose a través de personajes secundarios y villanos de turno, a modo de flashbacks, para así poder crearnos en nuestra cabeza un auténtico fresco donde caben prácticamente cualquier tipo de atmósfera y/o temas.

El elenco de dibujantes que acompañan al guion de Wagner es maravilloso: Mike Allred, Michael Zulli, Tim Sale o Stan Sakai, son algunos de estos artistas que plasman en viñetas su peculiar y característica estética a esta antología.

Portadaca

Es de obligación por mi parte advertir que Grendel no es una lectura de fácil digestión, ya que es una obra compleja que necesita tiempo para que madure en nuestro interior, así que para los que andáis con prisas no os recomiendo este tomo; para todos aquellos lectores que quieran leer una propuesta diferente con tintes noir/fantásticos adultos y serios, desde aquí mi más sincera recomendación.

Servidor ha quedado plenamente satisfecho con la lectura de este apasionante tomo con las andanzas del acaudalado Rose y su alter ego, el genio del crimen Grendel. Deseando poder hincarle el diente a su continuación.

Pag10

Anuncios