1963 significó para Marvel el origen de lo que luego sería su gran explosión de títulos. Spider-Man, Thor y Los Cuatro fantásticos dieron el pistoletazo de salida siendo un éxito casi desde el comienzo de su publicación. Ahora llegaba el turno de crear distinto y alejado de los superhéroes y de la ciencia-ficción: un comando de soldados americanos durante la segunda guerra mundial conducidos por un aguerrido y gruñón sargento que levantó el interés de los lectores nada más empezar. Uno de los trabajos de los cuales más orgulloso se siente Stan Lee de haber creado y que muchos quizá no conozcan.

El Sargento Furia y sus Comandos Aulladores era el título con el que Marvel Comics se metía de lleno en el género y, si de algo puede estar contento Stan Lee, es de crear personajes que queden en la memoria del lector grabados a fuego. El Sargento Furia era ya de por sí todo un icono del género pero “The Man”, no contento con ir a lo fácil, que hubiese sido crear a este personaje, lo hizo acompañar de seis personajes más a cada cual más representativo.

Splash-Page

LOS SIETE DEL PATIBULO A LA MANERA MARVEL

Repasemos el origen de este grupo recordando que, en 1942, el capitán Sam Sawyer debía formar un grupo de soldados dispuesto a realizar las más peligrosas misiones en territorio enemigo, el liderazgo de este grupo fue encargado al sargento Nicholas Fury y el segundo al mando seria el forzudo pelirrojo de grandes bigotes “Dum Dum Dugan” aportando el músculo que todo grupo siempre necesita. Aún debería buscar más miembros para completar este comando y otro de los afortunados en ser elegido fue Dino Manelli, actor y galán de origen italiano. Izzy Cohen, de origen judío, sería el mecánico del grupo con su habilidad para reparar casi cualquier cosa y con su eterno pitillo en la boca no pasaba desapercibido. Jonathan Junior Juniper, ferviente católico y el más joven del grupo participó en la primera misión donde debían impedir que un prisionero revelara la fecha del desembarco de Normandía. Todos sufrieron cuando el joven Juniper ser convirtió en la primera baja del grupo al llegar solo hasta el cuarto número de la colección, algo traumático por que por aquel entonces los héroes no morían o no deberían morir.

Otro de los seleccionados fue Robert Ralston (conocido como “Rebel”) un ex-jokey que gracias a su pequeño tamaño podría entrar en casi cualquier agujero. Rebel era de Kentucky y para el que no lo sepa fue el creador del grito de batalla que bautizo al comando aullador un frito que recordaba al utilizado por la confederación durante la guerra civil todo hay que decirlo. Por último, escogió a Gabe Jones, trompetista de color que fue el primer soldado afroamericano que estaba totalmente integrado en un comando mano a mano con compañeros blancos. Por desgracia, esta integración racial no sería real hasta 1948, cuando el presidente Harry S. Truman decretó que tanto blancos como negros combatieran en unidades mixtas.

Wha-hooo

Tras la muerte del joven Juniper, el extrovertido inglés Pinky Pineton (acompañado siempre de su famoso paraguas) ocupó su lugar. Más tarde, el piloto alemán Eric Koenig se unió para mostrar que no todos los alemanes eran devotos nazis. Las bajas en combate fueron muy numerosas, muchos no llegaban a ver el final del capítulo, el peligro de estar tras las líneas enemigas y las misiones casi suicidas que desentrañaban los comandos, hacían que casi cualquier miembro pudiera ser el siguiente en encontrarse con Dios. Este halo de humanidad y de mortalidad que Stan Lee siempre daba a sus personajes hizo que los lectores se abalanzaran sobre sus cómics antes que sobre los de otras editoriales. Fue la conocida marca de la casa en la que cualquier lector podía identificarse con los personajes.

En este tomo recopilatorio lleno de mil anécdotas que disfrutar, historias donde el enemigo cruel y despiadado hace cualquier cosa por asegurar la victoria final, veremos en a Furia y sus hombres en situaciones muy apuradas de las que no siempre salen victoriosos.

El Sargento Furia y sus comandos aulladores no es solo un cómic de guerra, va más a allá del género de las hazañas bélicas. Una obra que se disfruta leyendo cada capítulo, donde los héroes y los villanos estaban bien definidos sin zonas grises, actos de puro heroísmo y de patriotismo sin preguntas. Nos remonta a una época en la que las lecturas se hacían más que entretenidas eran pura diversión, en la cual podías encontrarte cualquier cosa al pasar sus páginas y la emoción de la lectura por la lectura y saber disfrutar del arte de Jack “El Rey” Kirby era un añadido extra. Uno de los títulos más esperados con el que se completa el origen del universo Marvel donde se demuestra como el talento y el arte pueden permanecer en la historia del cómic.

MLE EL SARGENTO FURIA Y SUS COMANDOS AULLADORES

Anuncios