Imaginad a un Harry Callahan octogenario y con problemas de memoria, retirado en su hogar y viviendo con la única compañía de un perro casi tan viejo como él. Imaginad que en lugar de policía, hubiera dedicado sus días a ser un sicario despiadado. Lo tenéis, ¿verdad? Pues bien, esa es la premisa de The Last Contract, obra creada por Ed Brisson y Lissandro Estherren para Boom! Studios, un magnífico noir que se vertebra alrededor de muchos de los ingredientes propios del género. Un criminal jubilado, una familia mafiosa, una investigación, alguien que mueve los hilos desde la sombra, moteles de carretera, violencia contundente y disparos, muchos disparos. Ah, y un perro.

“The Last Contract” comienza con la visita que unos matones hacen a nuestro personaje protagonista. Y no es precisamente una visita de cortesía. Pero, como dice el refrán, el que tuvo, retuvo; y a partir de ese momento, el anciano empezará a atar cabos y a descubrir un complot que le obligará a abandonar su retiro y pasar a la acción.

TheLastContract5Sin ser el cúlmen de la originalidad, el guión de Ed Brisson acierta de pleno al presentarnos un punto de vista novedoso gracias a su carismático personaje principal. Brisson nos regala una auténtica pieza de novela negra, narrada sin grandes artificios pero con una sobriedad ejemplar y un ritmo perfecto. De hecho, podríamos decir que el tono es bastante deudor de obras como Criminal de Ed Brubaker. Además, la condición de cuasi-anciano del protagonista propiciará unos cuantos momentos de humor negro que aliviarán la creciente tensión del relato.

El dibujo de Lisandro Estherren consigue dos cosas remarcables. Primero, apoya perfectamente el texto de Brisson al tiempo que dota a la obra de un aire visual peculiar, tan funcional como llamativo. Y segundo, logra que una provincia tan poco explotada en la ficción como Ontario, en Canadá, resulte un escenario perfecto para una historia como esta. A ello contribuye en buena medida el gran trabajo del colorista Niko Guardia, que consigue plasmar el ambiente que necesita la trama con su paleta de colores, especialmente en las escenas que transcurren de noche.

TheLastContractDestacadaEstamos ante una obra de esas que, desde su inicio, sabemos que no puede acabar bien. Es más, queremos que no acabe bien. Sea como sea, lo que se disfruta es el viaje, y aquí tenemos un viaje de redención para alguien que tal vez no la merezca. “The Last Contract” hará las delicias de los aficionados al género negro, y viendo al tremendo antihéroe que nos regala la historia, apuesto que no seré el único que babee imaginando una adaptación cinematográfica protagonizada por el mismísimo Clint Eastwood. Conmigo ya han vendido una entrada para el día de su estreno.

Anuncios