Namor, sin lugar a dudas uno de los personajes más veteranos de Marvel, fue creado por Bill Everett en 1939 para una revista gratuita llamada Motion Pictures Funnies Weekley, la cual se daba en los cines de por aquel entonces con el objetivo de enganchar a los espectadores a los cómics.

Junto con el Capitán América y la Antorcha Humana fue uno de los personajes mas importantes en la editorial Timely Comics. Tras acabar la segunda guerra mundial, los superhéroes cayeron en el olvido y fueron sustituidos por otro tipo de historias donde el crimen, el terror o la ciencia-ficción eran los temas centrales de éstas.

Namor

Deberían de pasar muchos años hasta que volviésemos a ver entre las páginas de un cómic a este personaje. Su regreso se produjo en una de las colecciones insignias de la recién creada Marvel Comics Group: Los Cuatro fantásticos y su mítico número cuatro. En este cómic, se explicaba como Namor había estado perdido durante mucho tiempo sin dar señales de vida, ya que un ataque de amnesia le hizo olvidar quien era y vagaba como un vagabundo por las calles de Nueva York. El tratamiento de shock que le proporcionó Johnny Storm (La Antorcha Humana de Los 4 F) para hacerle volver fue tan radical que surgió un efecto inmediato, bastó con haberle lanzado al mar y que tomara contacto con el agua salada.

Ahora por fin vamos a descubrir mas cosas gracias a SD Ediciones y su línea Marvel Limited Edition que le han dedicado a este personaje publicando todas sus aventuras desde el Tales of the Astonish #70 al #101, más los números donde compartía colección con Iron Man.

Tales of the Astonish # 70 USA

Namor fue desde el comienzo de su creación un personaje arrogante, altivo y orgulloso de su condición de monarca absoluto de Atlantis (eso lo sabemos todos) pero lo que pocos saben es que su padre fue miembro de la expedición de Ernest Shakleton y tripulante de la mítica Endurance y que viajó por orden de Winston Churchill hasta el Polo Norte para hallar un yacimiento de Vibranium, el poderoso metal siempre presente en el universo Marvel. Y ya sabemos como acabó esta expedición… 25 años más tarde, Leonard McKenzie fue encargado de recuperar el mineral perdido en el anterior viaje. Durante este nuevo viaje la nave de McKenzie causó graves daños en la ciudad de Atlantis al chocar contra el hielo.

El Emperador Thakorr ordenó a su hija, la princesa Fenn, que investigara el origen de los daños ocasionados en la ciudad, pero fue hecha prisionera por la tripulación cual profundo ente salido de las aguas “lovefcraftianas” (aunque con mejor suerte ya que McKenzie la protegió y al poco cayó enamorado de la princesa). Mientras el capitán McKenzie le enseñaba a hablar inglés, el amor surgió entre los dos y sin pensarlo mucho mas decidieron casarse en el barco y con a tripulación como testigos pero la ceremonia se interrumpió ya que su celoso padre había enviado a sus soldados a rescatarla y, aunque triunfaron en la misión de rescate, el apasionado capitán ya había dejado su semilla en ella.

Namor, the hater

Namor, que significa hijo vengador, nacería con unas mayores habilidades que el resto de su raza. Al ser un híbrido de humano y atlante, era más fuerte y tenía unas pequeñas alas en los pies que le permitían volar. No tardó en tomar contacto con los habitantes de la superficie hasta el punto de decidir luchar junto con otros héroes con grandes poderes, Los Invasores, durante la Segunda Guerra Mundial. Un conflicto en el que su antiguo amigo de juventud, Meranno, luchaba ahora en el bando del eje.

Al acabar la guerra Namor fue víctima de la amnesia por culpa de la Corona de la Serpiente y tardo en años en volver a recobrar la memoria; como ya te he contado al principio de esta historia.

Una vez metidos en el universo Marvel que todos conocemos, Namor decidió luchar por los derechos de su mundo en la faceta legal pero también combatiendo a la humanidad. ¿Qué mejor abogado que el mismísimo Matt Murdock para hacerlo? Cuando todo termina el príncipe submarino vuelve a su reino y se encuentra que ha sido destronado por Krang y Lady Dorma. Para volver a recuperar el poder debe de hacerse con el Tridente de Neptuno. Las pruebas que debe de realizar para legitimar su soberanía son muchas y si a esto le sumamos que Namor siente algo mas que aprecio por Dorma, la mujer que le traicionó, veremos hasta donde llega el drama en el que se encuentra su vida.

Namor by Gene Colan

En este tomo vamos a ser testigos de algo que hasta entonces no se veía con frecuencia, su cabecera compartida con Iron Man hacía obligatoria la lectura de ambas historias para poder entender el desarrollo de la misma.

Si debemos agradecer a alguien que Namor llegue a encontrarse entre los mas grande personajes de la Marvel son sin duda a la pareja Stan Lee y Roy Thomas, estos fueron quienes mas se apasionaron en el personaje, ambos hacen que en tan solo doce páginas, ya que era una cabecera compartida, pudiéramos ver el desarrollo continuo del personaje no solo basándose en la acción. En la parte gráfica autores de la talla de Gene Colan (bajo el seudónimo de Adam Austin), Bill Everett, Jack Kirby, Marie Severin, Dan Atkins, Werner Roth y Jerry Grandenetti. Un volumen más que sólido en el aspecto del dibujo y sin lugar a dudas nada despreciable en el guion.

Namor para muchos es un personaje desconocido y ahora tenemos la oportunidad de poder saber todo sobre él gracias a este tomo que publican Panini y SD que para más de uno debería ser una obra de imprescindible lectura.

Sumérgete en el reino de Atlantis, ahora que los calores del verano no te dejan descanso, refréscate con las mas épicas aventuras del príncipe submarino. Ha llegado la hora de gritar Imperius Rex y reclamar tu reino en las profundidades.

Anuncios