Marvel Legacy # 1, el comienzo del siguiente capítulo [Avance USA]

Una de las características que definen a las dos grandes editoriales de cómics en los Estados Unidos son sus efectivas campañas de comunicación y marketing para agitar a los aficionados y generar una gran expectación de lo que está por venir. En términos generales, esas campañas que anuncian nuevos eventos, crossovers y “Landscapes” posteriores, donde se aprecian las consecuencias, a priori trascendentales, en el devenir de los personajes, se suelen traducir en un buen nivel de ventas. En el momento de edición del cómic en cuestión a veces es tan grande el “hype” entre los aficionados que pesa más todo lo que envuelve al tebeo que la historia en sí misma. Suelen ser casos de éxito comercial rotundo pero que generan disparidad de opiniones entre los aficionados en cuanto a la calidad de la historia.

Un ejemplo reciente sería el cómic que nos ocupa hoy: “Marvel Legacy #1”, editado por Marvel Comics el pasado 27 de septiembre en los Estados Unidos y número 1 en ventas. Escrito por Jason Aaron (Scalped, Paletos Cabrones o la aclamada etapa actual de Thor) y dibujado en la mayoría de sus 50 páginas por Esad Ribic (“Estela Plateada: Requiem” o “Loki vol.1”) y Steve McNiven (Civil War, La Muerte de Lobezno, El Viejo Logan), con la participación adicional de Daniel Acuña, Chris Samnee, Russel Dauterman, Alex Maleev, Ed McGuinness, Stuart Immonen con Wade Von Grawbadger, Pepe Larraz, Jim Cheung, Mike Deodato Jr., David Márquez y Greg Land con Jay Leinstein. A esta lista de artistas añádanse excelentes portadas para la ocasión, tanto la principal, a cargo de Joe Quesada, Kevin Nowlan y Richard Isanove , como portadas variantes a cargo de Alex Ross, Skottie Young y Mark Brooks, entre otros.

Como guinda a este gran pastel, durante el verano la propia Marvel publicitó dibujos de Mike Deodato Jr. de una nueva formación de Vengadores cuyas aventuras transcurren hace un millón de años. La primigenia alineación de los Vengadores del pasado está formada por Odin, una portadora de la Fuerza Fenix, una Puño de Hierro, un Star Brand, una Pantera Negra, Agamotto, y un Ghost Rider a lomos de… ¡un Mamut flamígero! Con estas premisas, el “hype“ entre los aficionados se extendió como la pólvora. Muchas expectativas creadas que, ¿se podrían colmar en un solo especial de cincuenta páginas? Intentaremos responder a la cuestión sin adelantar ninguna trama ni desvelar detalles para los que sigan el ritmo de publicación español.

Marvel Legacy se puede entender como el paso lógico argumental tras los últimos años en el Universo Marvel. Tras el relevo de los héroes clásicos por sus nuevas versiones, el Imperio Secreto y la vuelta de las versiones originales de los héroes conviviendo con sus sucesores en los especiales de “Marvel Generations”, Marvel Legacy inaugura el nuevo escenario donde los héroes clásicos convivirán con sus versiones modernas – siempre y cuando el nivel de ventas no diga lo contrario – y se explota hábilmente el concepto de Legado de los héroes. Para ello Jason Aaron ha introducido la idea de que ya existía un grupo de héroes que defendían la tierra hace un millón de años. Además, como en todo legado donde hay que recuperar aspectos del mismo, aquí se muestra la primera piedra del retorno de algunos personajes queridos por los aficionados pero alejados de la primera línea en los últimos años. Ideas nuevas combinadas con argumentos deudores de la historia del cómic de superhéroes se entrelazan en este especial, maridados con oficio y estilo. Sin entrar en detalles capitales de la historia, la parte más disfrutable es la dedicada a Odin, Agamotto y las contrapartidas prehistóricas de Fénix, Pantera Negra, Puño de Hierro, Star Brand y Ghost Rider. Dejando al lector con ganas de más, esta alineación tiene suficiente potencial como para dotarla de historias propias, en las que se puedan explorar tanto las relaciones entre ellos como las aventuras que vivan. Con independencia de la transcendencia que esta alineación tenga en futuras décadas, se merece, cuanto menos, algunos relatos en los que se explote su potencial.

Con ese punto de partida, y con una excelente voz narradora de la historia, Jason Aaron explora la idea del Legado mientras vemos a la mayoría de héroes principales de Marvel en el momento actual, a la par que una antigua amenaza ya tratada hace un millón de años parece despertar de nuevo y algunas de las versiones actuales de los héroes de la prehistoria tienen que resolver cuestiones no resueltas desde entonces. La historia principal dibujada por Ribic con ayuda de McNiven se centra en estos parámetros, mientras que las colaboraciones del resto de dibujantes están orientadas a los personajes con los que trabajarán a partir de este momento. Es en este punto donde muchos acusan a Marvel Legacy de ser una herramienta promocional de las nuevas etapas en las series de la editorial. Al fin y al cabo, este especial se engloba dentro de la campaña comercial de “Legacy”, donde las colecciones vuelven a su numeración original y se publicarán, en varias series, portadas variantes lenticulares que combinan aquellas clásicas de la “casa de las ideas” con un homenaje actual. Algunos lo definen como un gran teaser de lo que está por venir en las principales cabeceras de la compañía.

Pero nadie puede negar que una de las características del cómic por entregas es saber crear un buen cliffhanger para asegurar la compra del siguiente número. En todo caso, el cómic está suficiente plagado de “huevos de pascua” bien hilvanados en el relato, con sorpresas incluidas.

Al margen de la expectación creada, hay un buen cómic en Marvel Legacy. El aficionado de Marvel encontrará la sensación de universo “interconexionado” que es característico de la editorial, incluso introduciendo una novedoso dato que no chirría en la continuidad, como es el equipo de héroes prehistórico. Buen relato de Jason Aaron que aporta oficio y un dibujo al servicio de la historia, aunque quizá pierda unicidad estética con tanto estilo gráfico diferente. Se intuye la voluntad de recuperar al fan tradicional de la editorial conservando además las generaciones de reciente adhesión. Muchos frentes argumentales se abren en este especial que, obviamente, tendrán su continuidad en la cabecera correspondiente a cada héroe o equipo. Que este one-shot deja con ganas de más es incuestionable, pero esa es su función: un capítulo más que es esa gran historia-río que pretende ser el Universo Marvel, el cual desembocará con sus tramas en las diferentes cabeceras de la editorial. Por el momento, con Marvel Legacy #1 Marvel se ha apuntado un éxito comercial y editorial. Puede ser una primera piedra para algo grande, especialmente si el “arquitecto argumental” al frente del futuro de Marvel es un autor de la solvencia de Jason Aaron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s