Descubriendo a Mosén Bruno: La Leyenda hecha tebeo [Reseña]

Ya lo veo en el retablo
con cara de picarón,
una mano en la bragueta
y otra en o pochón.
Bruno, Bruno, Bruno Fierro
aunque muy santo no fue
yo más devoción le tengo
que a Escrivá de Balaguer.”
Extracto de la letra de “Mazurca de Bruno”.
Incluida en el disco homónimo de La Ronda de Boltaña
Autor: Manuel Domínguez

Posiblemente la vida del personaje que trataremos a continuación no entre en los cánones de lo que se pueda entender por una vida ejemplar dedicada a la santidad, de acuerdo a lo que pueda establecer la religión católica, de la cual era sacerdote. No obstante, estamos ante un personaje que sí ha trascendido a su época y tiempo, llegando a ser uno de los personajes más célebres del Pirineo Aragonés. Un hombre que dejó en el Sobrarbe la huella de su forma de ser, ingeniosa e irreverente a la par que igualitaria en el trato con cualquiera, pues tuteaba a todo el mundo. De hecho, cuando se dirigía en voz alta al mismísimo Dios del que hacía su labor pastoral, le tuteaba. Obviamente si tuteaba a Dios, con el resto no iba a ser menos. Desde los zagales hasta un Presidente de Gobierno fueron testigos de su trato directo y sin remilgos. Así fue Bruno Fierro Brualla (1808-1890), el sacerdote que fue el cura de la localidad de Saravillo, situado en el valle de Gistau, en la comarca del Sobrarbe (Huesca), durante el siglo XIX y cuya personalidad y “aventuras” lo convirtieron en una celebridad del Pirineo.

MOSEN BRUNO IMAGEN TEXTO 1

Natural de Barbastro (Huesca), Bruno Fierro alternaba sus días atendiendo sus obligaciones como sacerdote con actividades más terrenales y menos divinas como la caza, la pesca, el juego de la pelota y… el contrabando. Referente para otros párrocos de la comarca, los cuales le pedían consejo, también es célebre su fama como “esconjurador” (conjurador) de tormentas: cuenta la leyenda que las enviaba de Saravillo al pueblo vecino, Plan. De verbo fácil, sus respuestas y frases se tornaron antológicas. Ante tal conjunción de virtudes y aficiones, la relevancia del párroco en la zona fue notable en vida. La tradición oral alimentó la leyenda tras su muerte, convirtiéndose la figura de Mosén Bruno Fierro en un elemento más del folclore del Pirineo Aragonés.

“ Según afirmaba Bruno,
la peseta y la bragueta
son las cosas que en el mundo
hacen que un cura se pierda.

En busca de la peseta
al contrabando se echó
y pa lo de la bragueta
casera encontró.”

MOSEN BRUNO IMAGEN TEXTO 3

Con tales requisitos vivenciales no pasó mucho tiempo para que la vida y hechos de Bruno Fierro fuera material literario. Ya en 1924 José Llampayas publica un libro dedicado a su figura “Mosén Bruno Fierro”. Rafael Andolz, en la serie de Biografías Aragonesas, reservó un lugar destacado también al cura de Saravillo. En 1996, el grupo de folclore sobrarbense “La Ronda de Boltaña” le dedica la “Mazurca de Bruno” – parte de cuyos versos acompañan esta reseña – y en 2015 el cineasta Maxi Campo rueda un corto sobre la figura del sacerdote: “Descubriendo a Mosén Bruno”.

En 2016 la leyenda del cura más célebre del Sobrarbe entra en el noveno arte de la mano de GP Ediciones: “Descubriendo a Mosén Bruno” con guion del propio Maxi Campo y dibujos de Carlos Azagra y color de Encarna Revuelta. Puede parecer a priori que el cómic  funciona como complemento al cortometraje de Campo, pero no es el caso. Si bien hay obviamente “vasos comunicantes” entre ambas obras, que serán más disfrutables para el que haya leído el tebeo y visto el cortometraje, ambos relatos funcionan a la perfección de forma unitaria y sin necesidad de apoyarse el uno en el otro. Ahora bien, el cómic no tiene la limitación de metraje de un corto y eso ha permitido, a lo largo de las 132 páginas de tebeo, trazar un retrato mucho más completo de la figura de Fierro, ordenando cronológicamente – en la medida de que la leyenda y la tradición oral lo permiten – todas las anécdotas y aventuras del cura.

Descubriendo a Mosén Bruno

De este modo, el lector se encontrará con un tebeo divertido, con altas dosis de humor y costumbrismo. Muy bien aprovechados por el trazo del dibujo de Azagra (“Pedro Pico y Pico Vena” o “El Último Aragonés Vivo”) quien, en la mejor tradición de la historieta española de humor, nos brinda páginas muy divertidas, fuertemente potenciadas por la expresividad facial de los personajes, sobre todo por su interpretación del Mosén. El color de Encarna Revuelta, habitual colorista en los trabajos de Azagra, ya es inherente al trabajo del dibujante, resultando una simbiosis tan natural como efectiva.

Así pues la leyenda de Mosén Bruno Fierro crece y se expande al noveno arte, con una obra divertida y lista para ser disfrutada tanto para los conocedores de su figura como para el lector que solo busque un gran tebeo de humor. En ambos casos el resultado será satisfactorio. Así lo corrobora la vida editorial del tebeo, que ya va por la segunda edición realizada por GP Ediciones.

MOSEN BRUNO IMAGEN TEXTO 2

Y si después de haber reído y disfrutado de la vida del ingenioso cura, el lector quiere ahondar en su figura, en la red puede encontrar la “Mazurca de Bruno” en la web oficial de La Ronda de Boltaña y el corto “hermano” de este tebeo, así como su página web para ampliar conocimientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.