Infidel: terror social [Reseña]

De vez en cuando nos topamos con obras que intentan triunfar en la ardua empresa de transmitir terror desde las viñetas. Si ya es difícil conseguirlo en una película (que además de las imágenes en movimiento tiene la ayuda de sonidos y músicas desasosegantes) o en un libro (a pesar de poder ser explícito y minucioso en sus descripciones), la misión se complica cuando el objetivo es colarse en nuestras pesadillas a través de un cómic. Por ello, cuando se realiza con éxito, el mérito es doble. Infidel, obra publicada por Image Comics, logra este propósito durante muchos pasajes con una facilidad pasmosa.

Nombre importante del sello Vertigo en DC durante varios años en los 2000, Pornsak Pichetshote fue editor de series como WE3, Unwritten o el Sweet Tooth de Jeff Lemire. Ahora en Image, Pichetshote realiza las tareas de guionista, llevando las riendas de un proyecto especial que juega con un tema tan delicado como el racismo en los Estados Unidos. «Infidel» nos presenta a Aisha, una joven musulmana totalmente establecida en América, que por circunstancias se traslada a vivir junto a Tom, su novio, al piso de la madre de él. La unidad familiar se completa con Kris, la hija de Tom. Una vez allí, Aisha comienza a tener una serie de pesadillas muy vívidas en las que unos seres deformes la acosan.

Infidel1Bajo tal premisa, lo que nos propone «Infidel» es una historia de terror pura y dura, aderezada con un trasfondo social que no vemos habitualmente en el mundo del cómic occidental. Pornsak Pichetshote juega con ello de manera magistral, mostrando con una visión preclara las dos caras de esa lacra social que es el racismo, y utilizándolo para construir un relato de terror que bebe de fuentes clásicas como La semilla del diablo o El Resplandor, y de cosas más recientes como Under the Shadow. Con tales influencias, «Infidel» gira en la dirección correcta a dos niveles diferentes, primero como un puro relato de terror y después como la acertada representación de una temática tristemente actual.

El terror de «Infidel» funciona a las mil maravillas gracias a un guion que mide perfectamente los tiempos, en una demostración de dominio de los recursos del género. Y no solo por los golpes de efecto bien introducidos en la narración, sino por la sensación que queda en el lector de estar asistiendo a una espiral de acontecimientos que no adivina un final amable. Es el concepto de inevitabilidad lo que crece en el lector a medida que el relato avanza, y posiblemente eso es lo que realza esa impresión de inquietud según pasamos las páginas.
La visión que Pichetshote, tailandés de nacimiento, nos da en cuanto a la temática racial también contribuye poderosamente a la construcción de un horror realista. Es la suya una interpretación interesante, que no se deja vencer hacia ninguno de los dos extremos sino que los critica a ambos por igual, al tiempo que nos ofrece material para reflexionar en cuanto a demonizar o victimizar a un individio tan solo por su lugar de nacimiento o color de piel. La galería de personajes que desfilan por «Infidel», casi todos con un importante papel a desempeñar en la función, resulta tremendamente veraz y compone una estampa muy acertada de la sociedad en la que vivimos.

Infidel2Por tanto, el debut en el guion de Pornsak Pichetshote se salda con un sobresaliente. Pero quedaría algo deslucido si el arte no estuviera a la altura. Por suerte, contamos aquí con una pareja de excepción. Aaron Campbell (dibujo) y José Villarrubia (color) están inspiradísimos, logrando no solo dotar a los personajes de una tridimensionalidad totalmente coherente, sino además generando una sensación de claustrofobia y oscuridad que casi se puede palpar. Las escenas más terroríficas son realmente excepcionales, un retrato de pesadillas que se cuelan en la narración y en nuestras retinas de manera sorprendente. Y si lo que encontramos en el interior del cómic ya es remarcable, ojo con las portadas que se marca este dúo artístico, auténticas obras de arte confeccionadas para atrapar al lector.

Los augurios de mi compañero David Redondo en el episodio 2X08 de nuestro podcast, alzando a este cómic como una de las lecturas del año están más que justificadas. Image Comics ha vuelto a hacerlo y, sin hacer mucho ruido, nos ha regalado un cómic imprescindible que debería estar en cualquier lista de “lo mejor de 2018”. «Infidel» es una perfecta muestra de la validez del cómic como medio para crear historias genuinamente escalofriantes al tiempo que sirve como denuncia social. Al fin y al cabo, lo que más nos asusta suele estar indeleblemente anclado a la realidad. El miedo al otro, al que es distinto, está marcado en el subconsciente humano y es capaz de alumbrar horrores espeluznantes que surgen de una base real. Aquí tienen un cómic ejemplar. Léanlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.