Star Trek, Destino Manifiesto: clase y frescura

En principio la misión estaba prevista para cinco años. Así lo establecía la introducción de esta serie de televisión desde su primer episodio emitido el 8 de septiembre de 1966. Una misión que llevaría a la tripulación del Enterprise a “la exploración de mundos desconocidos, al descubrimiento de nuevas vidas y nuevas civilizaciones, hasta alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar.” A lo largo de estos 52 años de historia – 54 si tenemos en cuenta la producción de un fallido episodio piloto en 1964 – Star Trek, la creación de Gene Roddenberry se ha convertido en un pilar fundamental en el ámbito de la ciencia ficción para cualquier aficionado a este género y, al igual que la Enterprise, ha sido una de las primeras series que ha alcanzado lugares donde ninguna más ha podido llegar. Incluidos mensajes avanzados a su época, como la igualdad de género y racial – la oficial de comunicaciones Nyota Uhura fue el primer personaje afroamericano y femenino de la televisión estadounidense con una entidad propia alejado de estereotipos – y la convivencia entre distintas sociedades. No olvidemos la nacionalidad rusa de Pavel Chekov, incorporado en la segunda temporada de la serie, en plena guerra fría.

STAR TREK DESTINO MANIFIESTO imagen Texto 1
Una serie que curiosamente fue en un primer momento rechazada por los ejecutivos de Paramount Television, al considerarla “demasiado cerebral” y que los 80 episodios de las 3 temporadas que tuvo no arrojaron grandes números en cuanto a cifras de audiencia, pero fueron la semilla de lo que con los años se consolidó como uno de los iconos más sólidos en la ciencia ficción anglosajona. “Star Trek. The Original Series” se consolidó como una serie de culto en la década de los 70 en Estados Unidos en su redifusión por cadenas de televisión locales. A partir de ahí, 16 películas y el mayor número de spin offs, incluida una serie de animación, nacidos de una serie – reconocidos por el Records Guinness – son el legado de las primeras aventuras a bordo del Enterprise de James T. Kirk, Spock, Dr. “Bones” McCoy, Zulu, Scotty, Uhura y Chekov. Una “larga y próspera vida” que ha tenido nuevas energías desde el reboot cinematográfico realizado por J.J. Abrams en 2009, y una expansión al cual el mundo del cómic no fue impermeable.

Cabe resaltar que no estamos hablando de simples adaptaciones o traslados al noveno arte de una serie de televisión. Tanto las novelas de Star Trek como los cómics producidos en estos últimos 52 años tienen suficiente entidad y peso como para merecer un análisis mucho más extenso. La cantidad de autores de primer nivel – muchos considerados mitos del cómic a día de hoy – que han pasado y aportado ideas al universo creado por Roddenberry es más que considerable. Si en televisión Star Trek fue una serie que contó con escritores de ciencia ficción de primer nivel, tales como Robert Bloch, Norman Spinrad, Harlan Ellison y Theodore Sturgeon entre otros, en las viñetas trekkies nos podemos encontrar a lo largo de los años con nombres de la talla de Len Wein, Peter David, Chris Claremont, Adam Hughes o John Byrne.

STAR TREK DESTINO MANIFIESTO imagen Texto 2

De hecho, el cómic siempre estuvo presente en el universo trekkie. Desde el primer momento de vida de la serie, cuando la viabilidad de la misma aún no estaba clara, Gold Key Publishing adquirió la licencia de adaptación de la serie en cómics y la mantuvo 12 años, en unas entregas que aprovecharon un medio como el cómic para llegar más allá de donde la serie clásica podía, dada las limitaciones de efectos especiales de la época. Tras Gold Key, prácticamente todas las grandes editoriales del medio en Estados Unidos han producido cómics de Star Trek: Marvel, DC Comics o Malibu han ido expandiendo los límites del espacio conocido hasta 2007, fecha en la que IDW Publishing obtiene la licencia y es la responsable desde entonces de seguir proporcionando a los trekkies nuevas aventuras y descubriéndoles lugares donde nadie había llegado antes. Todo ello en una etapa editorial que ha contado con autores como, entre otros, el anteriormente citado John Byrne. De hecho, muchos aficionados al cómic concuerdan que lo mejor de la producción de Byrne desde el 2001 son los cómics que ha realizado del universo de Star Trek. Baste citar para comprobarlos “Alien Spotlight Romulans”, “Romulans: The Hollow Crown” o “Leonard McCoy. Médico Fronterizo”. Esta última referencia está disponible en castellano gracias a la Editorial Drakul.

Esto nos lleva al mercado español y a los cómics de Star Trek en España, donde desde 2009 es la Editorial Drakul la encargada de editar en castellano algunas de las mejores cabeceras que IDW ha producido en los últimos años. Así pues, nos podemos encontrar con cómics tan solventes en castellano como el anteriormente citado del Dr. McCoy, “Star Trek. Las Reflexiones de Spock”, “Countdown” o “ Star Trek: La ciudad al borde de la eternidad”, con guion del propio Harlan Ellison. La última referencia incorporada al catálogo en castellano es “Star Trek: Destino Manifiesto”, con guion de Mike Johnson y Ryan Parrot, dibujo de Ángel Hernández y color de Esther Sanz y Doug Garbark.

STAR TREK DESTINO MANIFIESTO imagen Texto 3
Desde la inauguración del universo paralelo ideado por J.J. Abrams, el aficionado aún no había visto a los klingons en su máxima expresión en esta nueva etapa. Destino Manifiesto es la serie que viene a preparar el camino para ello. Dos viejos conocidos del universo Trek, Mike Johnson y Ryan Parrot, nos plantean un primer acercamiento a esta raza belicosa y con un particular sentido del honor. El Enterprise recibe una llamada de auxilio de una baliza binaria de la federación en un inexplorado sistema. Como no podría ser de otra manera, Kirk y compañía atenderán esa llamada de ayuda. Allí se van a encontrar con un destacamento de klingons bastardos y sin clan bajo las órdenes de Sho´tokh, comandante de la nave Chonnaq. Un klingon sin clan dispuesto a todo para crear un nuevo imperio klingon bajo su control, con su particular escala de valores, alejada incluso del particular código ético de esta raza. A partir de esta premisa, asistiremos a un cómic trepidante con un guion que recoge tanto el espíritu clásico de Roddenberry como lo que aportó J.J. Abrams a la saga en su reboot. Excelentes caracterizaciones de todos los personajes principales se irán alternando en una trama que atrapa al lector, con un guion efectivo que posiblemente obliga a leer la historia de tirón. Un relato sin tregua apto para cualquier aficionado a los buenos cómics, tenga o no conocimiento de la saga de ciencia ficción más longeva de la historia.

Ángel Hernández, que se reveló como un excelente candidato para los cómics trekkies después de dibujar los dos crossovers con Green Lantern (“La Guerra Espectral” y “Stranger Worlds”), da muestras de su idoneidad para trabajar con los cómics de la franquicia. El dibujo de Hernández cumple con creces con la necesaria obligación de que los personajes sean plenamente identificables con los actores que los interpretan en la pantalla, sin que se resienta la narrativa gráfica por ello –  algo muy común en cómics que se han de basar en rostros conocidos – obteniendo unas composiciones de página ideales a los diferentes momentos por los que transita el relato. Para ello el color de Esther Sanz y Doug Garbark resultan primordiales.

STAR TREK DESTINO MANIFIESTO imagen Texto 4
Además de ello, Hernández aporta su grano de arena con sus diseños Klingons, frescos a la par que clásicos. No es de extrañar que Hernández haya sido el encargado de dibujar “Star Trek Discovery – Sucession” o “Star Trek The Next Generation – Terra Incognita”. Su estilo recoge el espíritu de la saga a la perfección y sus aportaciones en cuanto a diseño tienen la particularidad de resultar frescas a la vez que clásicas. No es fácil contentar a los fans de una saga con más de cincuenta años de historia, y en este caso creemos que Ángel Hernández lo satisface plenamente con su dibujo.

La edición que nos trae Drakul, en formato rústica con solapas, recoge los cuatro números del TPB “Star Trek: Manifest Destiny”, incluyendo las portadas de Hérnandez para la serie y las cuatro variant covers de Tony Shasteen que homenajean las cuatro primeras películas de la saga. Además, el volumen incluye entrevistas con Ángel Hérnandez y Esther Sanz y un Glosario klingon. Una cuidada edición que se complementa con una novedad insólita para el mercado español, tal y como comentamos en el episodio noveno de la segunda temporada del podcast de Heraldos de Galactus: el lanzamiento por primera vez de una referencia para el mercado español en idioma klingon. Se trata de la edición limitada en formato grapa del primer número de Destino Manifiesto en ese lenguaje. “Star Trek. Destino Manifiesto. Capítulo I. Edición Klingon” es toda una delicia de coleccionista para los trekkies y una muestra más de que una pequeña editorial, Drakul, mantiene desde hace años sus ediciones en castellano de los tebeos de Star Trek y llega a “lugares donde nadie ha podido llegar” en este país. Y eso, en un mercado como es el del cómic en España es ya un éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.