Gideon Falls: fe en el terror [Reseña]

El terror es un género muy socorrido para cualquier creador que quiera darse a conocer, sea cual sea la disciplina artística en la que se mueva. Estamos hartos de ver óperas primas cinematográficas de directores que empiezan su carrera queriendo contar una historia de terror, ya sea porque son aficionados al género o porque piensan que es una buena manera de llegar a un amplio sector de público. En el cómic también hemos visto muchos casos parecidos, pero afortunadamente vivimos una época en la que el género parece querer salir de su nicho habitual para explorar nuevas perspectivas. Sirva esta pequeña reseña para reivindicar el terror como un vehículo que trasciende con mucho su concepción tradicional de mero vehículo para el susto y el gore, revelándose gracias a autores con una visión amplia como un medio para hablar de cualquier tema, desde el más superficial y efectista hasta el más humano o trascendental.

En esta web hemos dado cuenta de varios títulos del canadiense Jeff Lemire, que ayudan a dibujar una panorámica de su obra tanto en clave costumbrista —claros ejemplos de ello son The underwater welder Un tipo duro— como en productos más comerciales —es el caso de Old Man Logan Bloodshot Reborn—. Podría decirse que con Gideon Falls Lemire unifica ambas vertientes de su carrera en una historia que se enmarca dentro del terror psicológico con tintes sobrenaturales.

El guion nos presenta a dos personajes principales. El primero es Norton Sinclair, un hombre con problemas mentales que se dedica a escarbar en cualquier cubo de basura de la ciudad para encontrar pequeñas piezas de madera que, según él, tienen alguna finalidad. El segundo es el padre Wilfred, un cura que es destinado a la pequeña localidad de Gideon Falls tras el fallecimiento del anterior sacerdote del pueblo. Sin conexión aparente al principio, la historia de ambos se verá entremezclada por un evento sobrenatural: la repentina visión de un extraño granero negro que aparece de la nada para desvanecerse instantes después.

GideonFallsEl primer gran atractivo de la serie viene dado por el tratamiento que Jeff Lemire hace de la historia. El guionista adopta aquí mecanismos inspirados por el medio audivisual, generando una trama absolutamente adictiva en la que tenemos un elemento extraño alrededor del cual se construyen las motivaciones de todos los personajes. Y aquí reside otra de las virtudes de Gideon Falls, la fantástica galería de secundarios que no aparecen tan solo para hacer avanzar a los protagonistas, sino que se convierten en parte fundamental de la historia y la hacen crecer de forma ineludible.

La mezcla de la trama fantástica o de terror con ese tono rural en el que Lemire se siente tan a gusto, funciona a las mil maravillas gracias al medido ritmo con el que el guion maneja la historia, tomándose el tiempo necesario para la gradual construcción de personajes pero añadiendo constantemente detalles relacionados con el misterio alrededor de ese granero negro, sin duda un elemento que resulta muy atrayente. La consecuencia no es otra que la de un lector irremisiblemente atrapado desde las primeras páginas de la obra.

Pero si el guion, pese a no ofrecer algo excesivamente novedoso, ya da muestras de una efectividad innegable, el otro gran baluarte que convierte a Gideon Falls en un cómic especial que se eleva sobre muchas otras obras contemporáneas es el arte del tándem formado por Andrea Sorrentino Dave Stewart. En muchas ocasiones hemos hablado del término “narrativa gráfica”, y Gideon Falls es una pieza perfecta para darle todo su significado. Porque el dibujo de Sorrentino, más allá de mostrar un estilo realista con una perfecta caracterización de personajes, explota en determinados momentos en una algarabía de composiciones de página magistrales que se tornan una parte más de la narración y que contribuyen a crear la atmósfera que cada momento requiere. Además, el italiano muestra un dominio envidiable de las perspectivas y experimenta con recursos como el “ojo de pez” o el volteo de viñetas.

Para apuntalar este inmejorable aspecto visual aparece Dave Stewart, uno de los coloristas imprescindibles en la actualidad, que igualmente demuestra su experiencia y conocimiento para enseñarnos que el color también puede ser un elemento narrativo de primer orden. Su paleta de colores, un tanto terrosa en los momentos más cotidianos, se altera cuando hace su aparición el elemento sobrenatural, cargando entonces las páginas con un rojo cegador y amenazante que se reparte en pequeñas dosis durante la obra y alcanza un gran protagonismo en la parte final del segundo tomo.

GideonFalls2Por tanto, la espectacular sinergia que encontramos entre guion y arte termina conformando un producto bastante redondo que, por momentos, traiciona la intención de ofrecer una historia muy adaptable al medio audiovisual —no en vano hay un proyecto para trasladar el cómic a serie de TV— para demostrar la importancia del cómic como medio narrativo propio y diferenciador.

El primer volumen, publicado en España por Astiberri en una primorosa edición en tapa dura, tiene una perfecta continuación en un segundo tomo (ya publicado en los USA por Image) que no baja el pistón y que se beneficia de no tener que perder tiempo en presentar a los personajes. Obra con mayor recorrido en extensión que la fenomenal InfidelGideon Falls exhibe una consistencia abrumadora, para regalarnos una serie que funciona tanto al estilo mainstream como en su concepción de un misterio inquietante que, de algún modo, parece hablarnos de la fe como nexo de unión o motivo de distanciamiento. Sea como sea, parece que el terror ha vuelto para quedarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.