Heavy Vinyl: El Escuadrón del Vinilo

“…Todas saben cuál es su estilo.”

Antes de que internet lo cambiara todo y pusiera patas arriba muchos elementos de la industria de la cultura popular, hubo una era, parece ya lejana, en que la forma de acceder a información y consumo de productos culturales implicaba ir a una tienda física. Para informarse, además de programas de radio o televisión y medios escritos, no quedaba otra que personarse en esos templos de la cultura popular que son las tiendas (de cómics o de discos por ejemplo) donde se podía intercambiar información y descubrir novedades de la mano de otros aficionados o de los mismos profesionales que regentaban los negocios. La red de redes lo cambió todo: No solo dinamizó las ventas a distancia, sin necesidad de acudir presencialmente a la tienda, sino que el acceso a la información de cualquier tipo fue más inmediata, a golpe de click. Cambiaron los usos de consumo, el acceso a productos culturales – cómics, música, cine, literatura y videojuegos – obtuvo una nueva dimensión “on line”, sin necesidad de soporte físico.

Heavy Vinyl Texto 1

Algunos sectores más clásicos supieron resistir el envite y se han mantenido y adaptado en el tiempo, como la industria del cómic que, a nivel internacional ha demostrado que puede convivir y coexistir el medio físico con el digital. Otras, como el caso de la industria musical, se han visto notablemente alteradas en su estructura, perdiendo grandes sumas de ingresos por la venta de discos físicos y cambiando el paradigma de obtención de recursos hacia la venta de formatos digitales y plataformas de difusión online, entre otros. Todo cambia y la cultura permanece, siempre adaptándose. Entre medias, los grandes sacrificados: los puntos de venta físicos. Quizá en el cómic aún resistan las librerías especializadas de tebeos (e incluso mostrando más fortaleza que las librerías generalistas) ya que el componente físico es algo que para muchos aficionados dota de valor añadido la lectura, y ya no digamos a los coleccionistas. Otro cantar serían las tiendas de discos: aquellos reductos cool donde uno podía descubrir auténticas gemas musicales en vinilo mientras iba a la caza de los últimos trabajos de su banda favorita.

Quizá por todo ello sea fácil empatizar con las sensaciones que siente Chris, la adolescente que empieza a trabajar a mediados de la década de los ’90 en una tienda de discos molona de su ciudad, en Viny Destination. Así empieza “Heavy Vinyl”, de Carly Usdin, Nina Vakueva, Irene Flores y Rebecca Nalty, publicado en los Estados Unidos por Boom! Studios y que Fandogamia ha tenido a bien editarlo en castellano.

Heavy Vinyl Texto 2

Chris, que compagina el instituto con el trabajo en la tienda de discos, va a descubrir que el equipo que forma con sus compañeras – Maggie, Kennedy,  Dolores y la jefa Irene –  tiene muchos más cometidos que cuidar el negocio. Así, cuando desaparece la líder de Stegosour, una banda que causa sensación, todas ellas intentarán resolver el misterio. Por el camino, y de forma naturalmente gradual, Chris se irá integrando en el equipo mientras la aventura se desenvuelve.

El guion de Carly Usdin discurre de forma orgánica, mezclando tanto elementos nostálgicos de los ´90 como vivencias universales que cualquier adolescente puede vivir, con independencia de la época a la que pertenezca. Una trama que combina muy bien elementos de “slice of life” con los de aventuras de adolescentes de forma natural y funcional en una lectura con suficientes elementos para que sea disfrutable para distintos tipos de lectores.

Heavy Vinyl Texto 3

El apartado artístico es acorde con el estilo que impera en Boom! Studios para este tipo de obras. El dibujo de Nina Vakueva y las tintas de Irene Flores nos plantean una narrativa ágil acorde al tono del relato, al igual que el color de Rebecca Naty, con participación en la cuarta entrega de Kieran Quigley y Walter Baiamonte.

El volumen editado por Fandogamia en formato rústica cuenta como extras con todas las portadas utilizadas en sus ediciones en grapa para el mercado USA, tanto las principales a cargo de Nina Vakueva como las que realizaron Veronica Fish y Brooklyn Allen como variantes del #1. En definitiva, estamos ante un delicioso TPB que cuenta una historia amable con suficientes guiños para los que vivimos los noventa en primera persona adolescente – reconozco que cuando he visto el homenaje a Weezer en el cómic he esbozado una sonrisa –, pero perfectamente disfrutable por cualquier lector de cualquier rango de edad que se asome a estas páginas cargadas de pop rock noventero, aventura y amistad adolescente. Dicho lo cual, desempolvaremos el viejo vinilo de “Version 2.0″ de Garbage

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.