Los cuentos de la niebla: el miedo y la leyenda

“A veces tenemos que recurrir a personas escalofriantes. Gente que vendió su alma al diablo por poderes ocultos. Y que ofrecen sus servicios a personas desamparadas. Como yo”.

Cuando uno piensa en historias de terror, es posible que lo primero que acuda a la mente sean relatos venidos de tierras lejanas, ya sea a través de castillos góticos de la Europa del Este que albergan vampiros u otros seres monstruosos, de pueblos remotos en montañas de Norteamérica donde se manifiestan ancestrales horrores cósmicos de difícil asimilación, e incluso de los mismos cielos en los que de vez en cuando aparecen objetos inidentificables venidos de otros planetas. Sin embargo, nuestro subconsciente está repleto de historias locales, que se transmitieron de generación en generación y que, posiblemente, nuestros padres o abuelos nos contaron a la luz de un brasero cuando no levantábamos muchos palmos del suelo. Después, cuando uno crece, parece olvidar a propósito esas historias, tal vez para evitar pensar que el terror habita mucho más cerca de lo que desearíamos. Craso error, ya que la única manera de comprender estos relatos de nuestro folclore y nuestra tradición es enfrentarlos directamente, con la sana intención de aprender de nuestros antepasados. Por fortuna, siempre habrá gente que nos haga ver cuán equivocados estamos, y Laura Suárez es una de estas personas.

LosCuentosDeLaNiebla3

Los cuentos de la niebla es un compendio de maravillas. Tenebrosas, lóbregas, escalofriantes, lluviosas e invernales, pero maravillas al fin y al cabo. En ellas, Laura Suárez ejerce de cuentacuentos en voz baja, narrando con delicadeza y mimo cuatro historias ancladas al folclore gallego más misterioso y estremecedor. Así, leyendas con nombre propio como la Santa Compaña, el Vidoiro, los meigallos o diablos, o el aire, toman forma en este cómic de profunda resonancia en nuestro pasado reciente. Yendo un paso más allá de los típicos cuentos que nuestros padres nos contaban para que no nos portáramos mal, Los cuentos de la niebla plantean leyendas de enconadas raíces en el norte de España, que entroncan con relatos similares surgidos en otros lugares de Europa, pero contando con una idiosincrasia propia y diferenciadora. El simbolismo de algunas de ellas queda patente en el capítulo titulado “El aire”, en el que apreciamos cómo tras el mito se esconde una realidad tan traumática y personal como la depresión sufrida en la edad adulta.

Laura Suárez rinde homenaje a su propia abuela trasladando a viñetas algunas de las historias que ésta le contó cuando era niña. La fuerza arrebatadora de estos relatos cobra mayor relevancia por la manera en que la autora es capaz de plasmarlos en las páginas del cómic, ya que demuestra una gran sensibilidad a la hora de imbuir al lector en esa ambientación de antiguas aldeas gallegas, de noches en vela y de superstición heredada. La narración posee un evidente tono clásico, pero al mismo tiempo evoca sensaciones olvidadas. Casi puede sentirse el frío de la noche norteña, el opresivo olor de la piedra y la madera de leña de las casas de pueblo, o el espanto de la visión de una procesión de muertos. Son estos cuentos historias que generan impresiones, tanto por lo bien que están contadas como porque las reconocemos en nuestro propio ADN.

LosCuentosDeLaNiebla2

El blanco y negro casi se siente obligatorio en una obra de atmósfera tan tradicional, siendo los múltiples tonos de gris los que se encargan de ofrecer contraste y ambiente y dotar de clasicismo a las páginas. El pincel de Laura Suárez denota su experiencia como ilustradora, recorriendo a sus personajes con líneas claras y firmes y dándoles un diseño ligeramente caricaturesco que, contrariamente a lo que podría parecer, hace que el componente de folclore y de terror se vea acentuado de un modo espectacular. Es un estilo con marcada personalidad, que viene influenciado por la efectividad demostrada en obras de aspecto visual similar como Cruzando el bosque de Emily Carroll o las películas de animación de Tomm Moore (El secreto del libro de Kells, La canción del mar). Aun así, como digo, Laura Suárez hace gala de una impronta muy personal, que se deja ver en detalles pequeños (ojo a la representación que hace la autora de la naturaleza, con unas arboledas tan omnipresentes como amenazantes). Sorprende además la habilidad narrativa de Laura para tratarse de su primer cómic. Se nota que sabía muy bien lo que quería contar y cómo hacerlo, hecho que se hace patente, por poner un ejemplo, en la utilización de primeros planos para enfatizar el componente dramático.

Los cuentos de la niebla rezuma verdad. La verdad de nuestros ancestros, que merece verse continuada en representaciones artísticas como este cómic. Porque debajo de lo fabuloso, de lo sobrenatural, de lo indemostrable que desprenden las leyendas, se ocultan sentimientos muy humanos que solo pueden ayudarnos a aprender sobre nosotros mismos. Y si además, su lectura se nos presenta en forma de miedos que nos ponen la piel de gallina, esta revisitación de historias de siempre se convierte en algo nuevo y sugerente. Me temo que esta es una de esas obras que corre el peligro de pasar desapercibida entre la maraña de novedades que se acumulan en las librerías especializadas, así que espero y deseo que esta reseña sirva como modo de aviso para que nadie la deje escapar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.