Numancia: El origen del mito [Reseña]

NUMANCIA texto 01

Debemos ser pacientes, pues estos hombres están dispuestos a pelear hasta la muerte por su libertad.”
Escipión Emiliano

Lo tenía claro Publio Cornelio Escipión Emiliano. Ya había demostrado como Tribuno militar su habilidad de estratega en la conquista de Cartago en la tercera guerra púnica. Hispania cada vez cobraba más relevancia para Roma, tras años de desafíos celtíberos. Desde que los romanos la dividieron en dos provincias, controladas por dos pretores en el 197 a. C., la romanización no fue fácil. A lo largo de 2 siglos se sucederían conflictos en la península, desde guerras civiles en clave romana hasta rebeliones de los pueblos oriundos de Iberia. Pueblos como los arévacos, vacceos, titos, belos o lusitanos se opusieron férreamente al imperio.

Aquel enfrentamiento llevaba demasiado tiempo abierto, desde que los celtíberos se levantaron de nuevo en armas en el 143 a. C. Numancia se erguía orgullosa ante las legiones resistiendo y viendo pasar mandos militares y políticos romanos,  símbolo de resistencia y orgullo de un pueblo y sumando victorias para su causa. Todo ello cambia en el 134 a.C. cuando el Senado Romano encarga a Publio Cornelio Escipión Emiliano la rendición la ciudad. El resto es historia: El hábil militar romano planificó un asedio que en quince meses logró rendir la plaza. Pero no logró mitigar el eco de la resistencia numantina, que ha trascendido a lo largo de los siglos y se ha universalizado como ejemplo de desafío de un pueblo indomable ante una potencia como la que era la Roma clásica. Todo esto lo podremos encontrar en “Numancia”, el cómic obra de Jorge Guillermo Palomera, Silvestre Szilagyi y Mónica Costanzo, editado recientemente por Cascaborra Ediciones en su colección “Historia de España en Viñetas“.

NUMANCIA texto 2
Con un hábil ejercicio de síntesis histórica, Jorge Gillermo Palomera (“Matías y la nube”) confecciona un relato fiel a la crónica histórica donde cualquier neófito tendrá los elementos suficientes para un conocimiento del asedio a Numancia y de las causas y el contexto histórico en el que se desarrolló. Introduce además a un personaje ficticio, un lusón que ha de dejar su Lutia natal y a su mujer e hijos pequeños para alistarse a la legión romana y huir de la miseria. Conforme los hechos históricos avanzan y el tiempo pasa, sus hijos crecerán hasta convertirse en fieros y carismáticos guerreros celtíberos, mientras que el destino llevará a su padre ante Numancia. Todo ello, y sin descuidar el rigor histórico que posee el guion de Palomera, va a tener un papel significativo que refuerza la intensidad del relato.

En el apartado artístico, Silvestre “Frank” Szilagyi (conocido en su Argentina natal por “Luftwaffe” y “RAF” en los años ´70, después de haberse hecho cargo de “DAX” de Robin Wood tras la etapa de Rubén Marchione, y haber dibujado al clásico de Lee FalkThe Phantom”, entre otras obras) nos aporta unas páginas cargadas de clasicismo en cuanto a diseño y encuadre de viñetas, hecho positivo que refuerza en conjunto al relato, dotándole de un empaque muy sólido. Solvente tanto en las viñetas de acción cruda como en los medios tiempos que suponen las escenas de diálogo o en los momentos donde vemos al Senado Romano debatir sobre la cuestión numantina. Definitivamente sus dibujos nos trasladan a la península ibérica de la época romana. En el mismo sentido, el sobrio y tenue color utilizado por el propio Szilagyi junto a Mónica Costanzo, nos remite a los cómics históricos de antaño sin que reste atractivo a cualquier lector novel que se acerque a este volumen. Como curiosidad, cabe destacar que todo el proceso de dibujo, tinta, color y rotulación se ha realizado de modo artesanal, sin técnicas digitales de ningún tipo.

NUMANCIA texto 3

El volumen, editado por Casacaborra Ediciones  en formato de álbum europeo de 64 páginas, se completa con un prólogo firmado por María Fidalgo Casares, Doctora en Historia — donde acertadamente hace hincapié en la capacidad didáctica de un medio como es el noveno arte — y con un artículo de Álvaro López Franco, director de la revista “Descubrir la Historia”, que a modo de epílogo nos brinda un excelente texto que sirve para profundizar más en el hecho histórico en sí.

Los propios escritores romanos, como Plinio o Floro, ensalzaron la resistencia de Numancia. Ello ha trascendido a lo largo de la historia como ejemplo de voluntad indomable y de resistencia de un pueblo, que incluso se ha trasladado a expresiones del castellano: “resistencia numantina” se sigue utilizando para designar casos extremos de sólida firmeza ante algo o alguien. Otra lección de “Historia de España en Viñetas” que nos brinda Cascaborra para que sigamos disfrutando de tebeos que son tan didácticos como recreativos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .