MIES: La importancia de los detalles

MIES Texto 1

La arquitectura es siempre la voluntad de la época traducida al espacio.

Esa voluntad necesita de un catalizador que sea el artífice de esa transformación en algo tangible y representativo de la época en la que se crea. De esta manera, las ciudades y poblaciones se impregnan en cada tiempo de construcciones que responden estéticamente a su contexto. En el caso del siglo XX y la arquitectura moderna, uno de los catalizadores que dio forma y espacio a su época fue sin discusión Mies van der Rohe, el protagonista del cómic que trataremos hoy: “MIES” de Agustín Ferrer Casas, editado por Grafito Editorial.

Ludwig Mies van der Rohe (Aquisgrán, Reino de Prusia, 27 de marzo de 1886 – Chicago, Illinois, 17 de agosto de 1969), arquitecto y diseñador, está considerado, junto a Walter Gropius, Frank Lloyd Wright y Le Corbusier, uno de los pioneros de la arquitectura moderna. En su obra, que es puro siglo XX, se aprecia la voluntad de búsqueda de espacios abiertos, plantas libres sin transiciones, que permitan la comunión con el exterior. Estructuras mínimas donde se reflejan dos de los aforismos que sintetizan mejor su legado: “Dios está en los detalles” y “menos es más”. Sirvan de ejemplo algunas de sus obras notables como la Villa Tugendhat (junto con la interiorista Lilly Reich), el Pabellón nacional de Alemania para la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, el Edificio Seagram de Nueva York o la Nueva Galería Nacional de Berlín. No por nada el Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea, concedido por la Unión Europea y la Fundación Mies van der Rohe, lleva su nombre.

MIES Texto 2

Tras un legado imponente, que en gran medida definió la estética arquitectónica del siglo XX, se encuentra la vida de su creador: la pasión por construir se combina con relaciones sentimentales que van y vienen, amistades, amantes, socios, colaboradores y proyectos. Como telón de fondo, dos de las naciones que explican el desarrollo e historia del siglo XX occidental: Alemania y Estados Unidos. Sin duda elementos más que suficientes para edificar un sólido relato.

Elementos con los  que Agustín Ferrer Casas (“Cazador de Sonrisas” o “Arde Cuba”) nos brinda una acertada síntesis de la biografía del laureado arquitecto donde la historia, la arquitectura y el noveno arte se entrelazan en un tebeo sólido que apunta eficazmente a varios frentes a lo largo de sus 176 páginas. En analogía con la arquitectura de MIES, estamos ante un relato que descansa en lo esencial y en los detalles, que enriquecen y robustecen la narración.

MIES Texto 3

Así la época en que Mies asumió la dirección de la célebre Bauhaus alemana está claramente definida por las relaciones del claustro de profesores y el acoso y derribo que sufrió la institución por los nazis hasta que el 10 de agosto de 1933 el centro se disolvió, con algunas licencias que el propio autor explica para dotar de más fuerza dramática al tebeo. O la génesis y construcción de la casa Farnsworth y la polémica en que se vio envuelta. Estos dos ejemplos ilustran una narración que no es condescendiente con el biografiado, pues nos muestra sus luces y sombras. Su anhelo por construir por encima de todo, incluidas relaciones personales. Y esos matices son los detalles que dotan de mayor fuerza al relato propuesto por Ferrer Casas.

Un guion sabiamente documentado y ágil en su desarrollo. Como si estuviéramos ante las construcciones que proyectaba Mies donde los espacios fluían y no se mostraban transiciones abruptas, el relato discurre orgánicamente mostrándonos la vida del protagonista. A ello ayuda, en perfecta simbiosis, el apartado gráfico. Donde la ética de lo que se quiere contar combina a la perfección con la estética de la narrativa gráfica mostrada: composiciones de página brillantes se intercalan con ilustraciones a página completa que refuerzan la elegancia de las construcciones de Mies mientras somos testigos de su vida, que como la obra del protagonista, es puro siglo XX.

MIES Texto 4
La importancia está en los detalles. Como muestra, el formato elegido por Grafito Editorial  para la edición: un elegante volumen de 176 páginas en cartoné que hace justicia a lo que contiene. Además, viene prologado por Lord Norman Foster y con un epílogo firmado por la periodista e historiadora de arte Anatxu Zabalbeascoa. Todo en armonía con este tebeo sobrio, elegante y rotundo tanto en lo narrativo como en lo gráfico. Quizá estas sean las razones por las que la obra ya cuenta con una segunda edición en apenas tres meses de existencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.