V2LUPI: el final del origen [Reseña]

“Dios mío, está lleno de estrellas”

Comandante David Bowman – U.S.S. Discovery

En un pasaje de la Epopeya de Gilgamesh se nos narra cómo una serpiente le roba al héroe la planta que habría de convertirle en inmortal. Para los cristianos, el reptil se relaciona con la tentación, en un anticipo de todo lo demoníaco. Sin embargo, antiguos cultos de Oriente veían a este animal como un ente mágico de carácter positivo, relacionado con la renovación cíclica de la vida.
Por otra parte, el lobo también se ha considerado desde siempre un animal vinculado a la ferocidad guerrera y la oscuridad de la noche, remitiendo a la figura del diablo en algunas creencias. Pero también su simbología se adscribe a la luz en otros mitos, significando un ser creador y fundacional para algunos pueblos.
V2LUPI arranca con un enfrentamiento entre estas dos poderosas imágenes, dando clara muestra desde el inicio del carácter conceptual que impregna todo el cómic. Es una batalla decidida entre las estrellas, siendo nosotros meros espectadores que debemos, si así lo queremos, decidir el significado que adquiere cada uno de los dos colosos.

Puede que esta introducción os descoloque, pero lo cierto es que hoy tratamos una obra especial, de las que hay que leer con atención. Porque V2LUPI es una fábula asombrosa donde se mezclan origen y final a dos niveles distintos. La dualidad es una constante en el cómic de Coke Navarro, y en él asistimos a una historia de proporciones cósmicas y a otra mucho más intimista, relativa al individuo. La trama nos lleva a las últimas horas de un astronauta, ya anciano, que recuerda junto a su cuidadora los extraños acontecimientos vividos en su última misión espacial. Al mismo tiempo, seremos testigos del mismísimo origen de la humanidad, pudiendo observar a los seres que nos crearon y atisbando sus ignotas motivaciones.

V2Lupi4¿Cómo puede una obra de apenas 30 páginas albergar tanto contenido en su interior? Lo cierto es que Coke Navarro impresiona en su debut en el mundo del cómic, con una narración que abarca millones de años con una delicadeza y un manejo del tempo asombrosos. Queda clara la intención de contar en diferentes planos, a través de una línea narrativa a escala estelar que se contrapone a otra mucho más humana. No está tan definida la segura interpretación del mensaje encerrado en la obra, aunque ahí es donde radica su grandeza. La ambigüedad ofrecida nos lleva a buscar respuestas más allá de las viñetas, obligándonos a explorar posibles referencias y, por supuesto, animando constantemente a la relectura. Es evidente la presencia de 2001, una odisea del espacio en el espíritu de V2LUPI, y no solo en la visión de Stanley Kubrick sino también en la más detallada exposición que hacía Arthur C. Clarke en la saga de novelas, pero no se quedan ahí las influencias. También encontramos ecos del Hacedor de estrellas de Olaf Stapledon, de algunas ideas de Isaac Asimov y, como decía en el párrafo inicial, de diferentes mitologías referentes al inicio del mundo y el universo. Seguramente haya mucho más, solo hay que hurgar en el marcado componente filosófico y conceptual de la obra.

Me fascina la capacidad de Coke Navarro de plasmar todo ello en un cómic de formato tan breve. Pero también me encanta su trazo. Las primeras viñetas son portentosas, verdaderas láminas de las que sacar una ampliación y colgar en la pared para ser admiradas. Después, su estilo se vuelve más terrenal pero igualmente poderoso, con un dibujo que saca un gran partido a la iluminación y a la oscuridad y que lejanamente puede recordar al gran Mike Mignola. También el “ángulo de cámara” elegido en cada viñeta me parece perfectamente medido, revelando un concienzudo trabajo de planificación detrás. A nivel narrativo, la alternancia de puntos de vista funciona extraordinariamente bien, y Navarro nos regala una espectacular y abrumadora elipsis a mitad de relato que deja con la boca abierta.

V2Lupi1Es un verdadero placer hablar de obras como V2LUPI, en especial por tratarse de uno de los cómics con los que arranca su andadura la editorial El Refugio de Ryhope. El formato elegido, en rústica con solapas, rezuma calidad en cuanto a calidad de papel y tratamiento de color, en un acabado que augura un buen nombre a esta editorial.
Sinceramente, no recuerdo haber leído en este año una obra más sugerente y abierta a interpretaciones que este cómic. Si sois amantes de la ciencia ficción más pura, la que se cuestiona el origen de todo e indaga en nuestra propia naturaleza, esta obra os resultará imprescindible. Coke Navarro es el arquitecto de una historia especial, en la que brilla el contraste entre la épica y el misterio espacial y la intimidad de la muerte de un individuo adulto. Haciendo un pequeño guiño a su relato, concluiré afirmando que si nosotros, los lectores, somos la Tierra, V2LUPI es el universo. ¡Y hay tanto por descubrir allí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .