Little Bird: de aquellas ascuas, estas guerras [Reseña]

Esta es una historia sobre la naturaleza devoradora del fuego, y sobre los sueños que construimos con las cenizas.

Todo comienza cuando una pequeña organización rebelde es masacrada en su asentamiento de las montañas Rocosas en Canadá. Escondida por su madre, la única superviviente de la masacre es Little Bird, una niña de condiciones letales de cara a la batalla. A partir de ese momento, la pequeña se erige como última esperanza para derrocar al poder establecido. La punta de lanza del gobierno opresor se sitúa en Nuevo Vaticano, en las Naciones Unidas de América, donde el Obispo ejerce la autoridad inculcando fe a los sumisos y erradicando toda oposición sin titubear.

En este decorado distópico y postapocalíptico, el guionista Darcy Van Poelgeest —hasta ahora vinculado al mundo del cine, donde ha dirigido varios cortometrajes— nos ofrece una historia que comienza in media res y que va desplegando poco a poco una trama muy propia de esa mezcla de ciencia ficción y fantasía futurista que establecieron en su momento obras como la fundacional Akira del gran Katsuhiro Otomo. Aglutinando conceptos de esta obra, y añadiendo otros que provienen de distintas fuentes, Little Bird: The fight for Elder’s Hope se convierte en toda una odisea de tintes trágicos que sugiere mucho en su inicio para, lentamente, volverse explícita en muchos sentidos.

LittleBird2Van Poelgeest tira del clásico enfrentamiento de un pequeño eje rebelde frente a todo un estado totalitario, con lo que en premisa y esencia no ofrece nada especialmente original. En cambio, el modo de contar ese conflicto sí que nos proporciona varios aspectos de disfrute. Porque en Little Bird: The fight for Elder’s Hope tenemos una destacable creación de un universo muy atractivo tanto a nivel visual como conceptual, y se configura todo un estado de cosas que incluye un interesante folclore propio. Esto se ejemplifica en el personaje conocido como Axe, que ejerce de mitología interna dentro del relato y que termina jugando un papel vital en la historia. Además, tenemos un desarrollo que acoge muchos de los componentes habituales del western más canónico, que se añaden a una serie de interrelaciones entre personajes y luchas intestinas sacadas directamente de las tragedias de Shakespeare. La mezcla resulta, cuando menos, bastante estimulante.
Por tanto, contamos con todo un trasfondo del que se adivina una profundidad que el guion no llega a aprovechar del todo, cosa que se explica con la confirmación de que Little Bird: The fight for Elder’s Hope tendrá continuidad en Precious Metal. Esto no es óbice para que los cinco números de este volumen ofrezcan una historia cerrada y autoconclusiva, y que dejen el terreno sembrado para esas futuras continuaciones.

El otro gran puntal que sostiene la obra, y que en realidad se convierte pronto en su mayor virtud, es el portentoso entramado visual que nos proporcionan Ian Bertram a los lápices y Matt Hollingsworth al color. Ya hablamos maravillas por aquí de Bertram por su trabajo en House of Penance, y podríamos decir que Little Bird es la confirmación de que estamos ante uno de los mayores talentos actuales en el mundo de las viñetas. Su diseño de personajes ya es algo digno de mención, así como el de los distintos decorados que desfilan por la obra, llenos de originalidad y personalidad propia. Pero el arte de Bertram tiene algo especial, y es la inclusión de un aura orgánica y visceral que recorre todo el cómic, y que le da a la obra un toque tan especial como inquietante.

LittleBird3Para completar la masterpiece visual, Matt Hollingsworth hace estallar todo un caleidoscopio cromático que llena las páginas del cómic de una vibración y una profundidad espectaculares. La explicitud de la violencia actúa como un revulsivo para el lector acomodado, y le incita a sorprenderse ante un desarrollo de historia hasta cierto punto previsible.
Mención aparte merecen las portadas de cada uno de los cinco números, verdaderas obras de arte que merecen ser degustadas con pausa y atención.

Publicada en Francia por Glénat BD —hecho que confirma el toque de ciencia ficción a la europea que impregna la obra— y por Image en Estados Unidos, Little Bird: The fight for Elder’s Hope es un magnífico inicio para una historia que puede verse ampliada en numerosos aspectos. La excepcional narrativa visual que se nos propone ya es un atractivo más que suficiente para acercarse a ella, y si además contamos con una mezcolanza de géneros  muy estimulante, podemos afirmar sin ningún reparo que es esta una de esas obras que no decepcionará a nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .