Casablanca, Madrid, París: La forja de una gesta

Casablanca Madrid Paris Texto 1

Un día como hoy está grabado en la memoria de muchos.  No solo de los seguidores del Real Zaragoza, sino de posiblemente toda la comunidad autónoma de Aragón. Si preguntáramos a muchos aragoneses que estaban haciendo hace exactamente una semana, las respuestas no serían muy concluyentes. En cambio, si la cuestión remitiera a una fecha ya más lejana remontándonos veinticinco años atrás, al 10 de mayo de 1995, con toda seguridad la coincidencia en las contestaciones sería abrumadora: haber presenciado al Real Zaragoza proclamarse campeón de la Recopa de Europa, el mayor éxito del club blanquillo hasta la fecha. Muchos de quienes lean estas líneas recordarán con absoluta claridad donde estaban cuando Mohamed Alí Amar, Nayim,  logró ese épico gol que decantó la final de París. Algunos presenciándolo en el mismo estadio de la ciudad de la luz; otros a través de la televisión en sus casas, bares o lugares donde se pudo ver la retrasmisión.

Tal es el poder de la memoria, que siempre guarda en un sitio privilegiado los hechos importantes. Esa noche de mayo del 95 la fue para muchos aragoneses. La transcendencia del éxito del equipo maño fue más allá de lo deportivo, dejando para la historia una imborrable fecha para el recuerdo. Sin duda fue la culminación de años de trabajo, esfuerzo y dedicación de deportistas y equipo técnico. Un camino que se encarga de rememorar “Casablanca, Madrid, París” de Óscar Sanz, editado recientemente por GP Ediciones.

Casablanca Madrid Paris Texto 2 inicio del partido

Hablar de Óscar Sanz es hablar de historia reciente del tebeo independiente español. Creador y editor junto a Juan Ros y David Tapia de “Los Diletantes”, uno de los fanzines más aplaudidos de los últimos tiempos a nivel estatal, con galardones en su haber como el premio al mejor fanzine nacional en Expocómic del 2016 o en el Saló del Cómic de Barcelona del 2018. Para “Madrid, Casablanca, París”, Sanz, tan zaragozano como zaragocista, nos ofrece un guion en el que combina la crónica de la noche parisina como los hechos más determinantes en la construcción del equipo que llevó al Real Zaragoza a la gloria. El mismo camino que emprendió el protagonista del volumen: Víctor Fernández, el entrenador que asumió las riendas de un equipo que luchaba por evitar el descenso y lo convirtió en campeón de un título europeo.

Contando con el asesoramiento deportivo de Chesus Santamaría, Sanz nos ofrece un guion que funciona a varios niveles. El primero y más evidente narrar los hechos deportivos del 10 de mayo de 1995. El segundo, y que dota de mayor empaque al trabajo, presentarnos “el camino del héroe” que llevó al equipo hasta París. Así mientras transcurre el épico partido seremos partícipes de la historia de Víctor desde que entró en club blanquillo proveniente del Stadium Casablanca hasta el Parque de los Príncipes. Todo a través de hechos y vivencias, pinceladas que caracterizan a los personajes reales que protagonizaron esa gesta: desde el cuerpo técnico, los directivos del club o los integrantes del equipo: Avelino Chaves, Pedro Herrera, Alfonso Solans Serrano, Cedrún, Belsué, Aguado, Cáceres, Solana, Aragón, Nayim, Poyet, Higuera, Pardeza, Esnáider, Sergi López y tantos otros tienen su momento en esta historia. Un relato lo suficientemente coral para que nos transmita lo que supuso esa época a sus protagonistas. Así entre lo conocido (los hechos deportivos) y lo revelado a través de la memoria (las anécdotas) en las viñetas que pueblan el tebeo asistimos a un guion sólido que aporta elementos de interés que devienen en una solvente trama.

Casablanca Madrid Paris Texto 3

En cuanto a lo gráfico, el lápiz de Sanz logra que todos los integrantes de esta historia sean perfectamente reconocibles. Todo ello integrado en una historia con un ritmo excelente en lo gráfico, donde Sanz introduce composiciones de página y encuadres frescos con originales planteamientos, sin descuidar en ningún momento ni el tono que pide el relato ni el tempo que exige algunos de los momentos que esconden las páginas del tebeo. Con un trazo aparentemente sencillo, sin muchas líneas, pero lo suficientemente efectivo para cumplir su cometido: saber contar gráficamente.

“Casablanca, Madrid, París” cuenta con una cuidada edición por parte de  GP Ediciones , y viene prologado por Ander Herrera, jugador del Paris Saint-Germain e hijo del miembro del staff técnico de aquel Zaragoza campeón, Pedro Herrera. Estamos ante un magnífico volumen en formato cartoné de 136 páginas, donde continente y contenido maridan de forma sincrónica, pues no es para menos ni por los hechos que recoge el tebeo ni por cómo está contado. Una obra que nos sirve para celebrar 25 años de la mayor  gesta zaragocista y nos permite constatar una vez más la vigencia y fortaleza del noveno arte para acercarse a cualquier temática.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .