El Regreso del Caballero Oscuro: El Chico Dorado. Entretenimiento, nada más y nada menos

DK GC Texto 1

No es fácil para nadie alcanzar una vez la cumbre en alguna disciplina. Sorprender y dejar una huella con un trabajo que pase a la posteridad está reservado para muy pocos. Aún lo es más repetirlo varias veces y de forma sorpresiva. Pero hay maestros que lo logran, como es el caso de Frank Miller. Para la historia queda la redefinición de un personaje como la que practicó en Daredevil y su entorno. O la visión más oscura que dimensionó de Batman, donde a través de su ocaso en “El Regreso del Caballero Oscuro” (“The Dark Knight Returns”) y su gestación en “Batman Año Uno” (“Batman Year One”) estableció los parámetros exactos por los que se mueve el vigilante de Gotham desde entonces. Solo o en compañía de otros (Klaus Janson, Lynn Varley, David Mazzucchelli, Bill Sienkiewicz o Dave Gibbons) Miller ha dejado tras de sí auténticas joyas del noveno arte como las antes citadas o como “El Contraataque del Caballero Oscuro” (“The Dark Knight Strikes Again”) “Born Again”, “Elektra Asesina”, “Elektra Lives Again”, “Sin City”, “Give me Liberty”, “300”  o “Ronin”.

Con tamaña hoja de servicios es lógico estar siempre atento a los próximos pasos que Miller ofrezca, aun con los altibajos lógicos que puedan producirse en una carrera larga como la del genio de Maryland. Una carrera que en los últimos años ha vuelto a incrementarse con títulos en su haber, con diferente aceptación por parte de la crítica aunque siguiendo cosechando rotundos éxitos en cuanto a ventas. Tebeos como “Caballero Oscuro III: La Raza Superior”  , junto a Brian Azzarello, Andy Kubert y Klaus Janson, “Superman Año Uno” con John Romita Jr. o “Xerxes. La caída de la casa de Darío y el ascenso de Alejandro”, que si bien están a años luz de obras pretéritas del autor, aún conservan ese punch que les dota una capacidad para prevalecer por encima del nivel de lo que durante estos últimos años la industria ha producido.

DK GC Texto 2

Un ejemplo más de ello es la última incursión de Miller en la saga del Caballero Oscuro, junto al arte de Rafael Grampá y el color de Jordie Bellaire: “Dark Knight Returns. The Golden Child”. Un título que vio la  luz en Estados Unidos el pasado diciembre en el sello Black Label de DC Comics y que en junio tendrá su edición en castellano de la mano de ECC Cómics, “El Regreso del Caballero Oscuro: El Chico Dorado”.

La saga del Caballero no solo alcanzó lo máximo una vez, sino que a la exitosa primera obra le siguió una secuela (“El Contrataque del Caballero Oscuro”) que supuso en el medio un revulsivo intelectual y estético, tanto en lo conceptual como en lo gráfico. Un universo que Miller retomó con Azzarello, Kubert y Janson en la tercera parte y que, si bien está a años luz de sus predecesoras, fue un tebeo que destacó en su momento por la calidad que atesoraba, muy por encima de la media de lo producido en aquel año 2016. Tres años después, y con el manto del murciélago en manos de Carrie Kelley, nos vamos a encontrar en este “one-shot” de 64 páginas con un protagonismo compartido junto a Lara y a un jovencito Jonathan Kent (“El chico dorado”) que van a tener que hacer frente a una de las amenazas más poderosas del Universo DC: Darkseid. De esta manera Miller, como ya apuntó en la tercera parte, sigue alejándose de lo urbano y lo político, quedando en simple atrezzo lo mostrado,  para explorar lo espectacular y lo épico.

DK GC Texto 3

A lo largo del tebeo disfrutaremos de entretenimiento de altos vuelos, todo materializado por el excelente arte de Rafael Grampá que firma unas páginas soberbias; y a las que los colores de Jordie Bellaire embellecen de forma notable. Arte de primera para una historia, que si bien es menor comparada con otras surgidas en torno al ocaso del Caballero Oscuro, entretiene a buen nivel. Puede que el tebeo en sí palidezca si lo comparamos con las obras maestras que ha creado Miller a lo largo de los años, pero es un cómic que resulta efectista y efectivo en su propósito. Que entretiene en definitiva. Y eso en un género poblado de lugares comunes  y estereotipos como es el del cómic de superhéroes, no es poco. No estamos ante el Miller de sus mejores obras, eso está claro. Pero sí que estamos ante un tebeo que sigue estando por delante de la inmensa mayoría de los tebeos de superhéroes que se producen hoy en día. En definitiva, entretenimiento del bueno. Nada más. Y nada menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .