Melancolía: La permanencia del hechizo

Melancolía Imagen 1

Cuando el hastío vital aparece no hay nada que hacer. Ceder a la inacción mientras el desinterés ante todo aparece. Cada día es un día igual en esa espiral de aburrimiento y pereza combinada con nihilismo y autodestrucción. Ese es el punto en el que se encuentran Meg y Mogg, la bruja y el gato creados por Simon Hanselmann en su maravillosa saga iniciada con “Hechizo Total”.  Ante la falta de oportunidades laborales (que ni tampoco buscan) permanecen en un estado de inmadurez constante, evadiéndose de la realidad del mundo adulto con cantidades contundentes de droga.

Búho intenta llevar una vida adulta acorde a lo socialmente aceptado. No será fácil hacerlo con la pareja que comparte la casa, más preocupada en proporcionarse colocones diarios que en cualquier otra tarea doméstica. Tampoco ayudara el invitado más habitual de esa casa: un Werewolf Jones “on fire” con salidas de tono cada vez más excesivas (y divertidas). Y que Búho será habitualmente víctima de sus consecuencias.

Melancolía Imagen 2

Tras esta “dramatis personae” de las criaturas de Hanselmann, pasemos al volumen de la saga de “Meg, Mogg y Búho” (“Meg, Mogg & Owl”) que nos ocupamos hoy: “Melancolía”, editado por Fulgencio Pimentel. Un volumen que continúa la senda tomada por “Hechizo Total”, “Bahía de San Búho” y “Hail Satán”; y que afianza con solvencia los parámetros en los que se mueve esta comedia tóxica que esconde grandes dosis de vacío existencial y amargura. La de una generación que no encontró su sitio para realizarse una vez llegada a la madurez. La que  huye de la frustración mediante narcóticos. La que, por mucho que nos haga reír con sus formas de ser y hacer, viven en una dimensión de melancolía constante.

Así discurre este volumen, que posiblemente recoja algunos de los pasajes más solventes de esta trama, como ese viaje a Ámsterdam que Meg y Mogg emprenden. Como ese intento de Búho de intentar vivir en un hogar “normal” en la ausencia de la pareja, y que Werewolf Jones, con su habitual “savoir faire” se encargará de que la experiencia sea “otra cosa”. Situaciones siempre dibujadas con el personal estilo de Hanselmann, con un trazo que nos recuerda a los cuentos infantiles mientras los personajes de la serie se ahondan en el páramo emocional en el que se hunden.

Melancolía Imagen 3

“Melancolía” continúa el tono ascendente de los relatos de las vidas de Meg, Mogg, Búho, Werewolf Jones, Moco y compañía…. Con ese aire de comedia costumbrista de perdedores sin rumbo ni propósitos vitales, mientras los días son iguales y se suceden sin sentido, pero bien cargados de drogas. Un viaje que culmina con “El Mal Camino”, pero en el que es tan importante tanto el destino como el recorrido.

Editado originalmente por Fulgencio Pimentel en septiembre de 2016, “Melancolía” acaba de conocer una segunda edición. En este caso en un maravilloso formato cartoné y con una nueva portada que es un auténtico objeto de deseo para los fans de Meg: Una ilustración de Hanselmann de la bruja sobre fondo de “Landsacpe near Granby, Connecticut” de H.D. Kruseman Van Entel. Dentro 160 páginas de descenso nihilista a los infiernos aguardan: un viaje amargo envuelto en comedia. Puede parecer contradictorio, pero la agridulce saga de Meg, Mog y Buho es así: nunca el vacío existencial despertó tantas carcajadas. Así es el hechizo perpetrado por Hanselmann en sus tebeos, que sigue siendo total.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .