Asilo Arkham: Locura, de Sam Kieth [Reseña]

locura texto 1

Estamos llegando al lugar donde todo empieza. El edificio se refleja en los charcos de agua estancada. Podredumbre flotando por el ambiente. Es grande, con muchas ventanas y algún gran ventanal. La entrada está vigilada, pero para los trabajadores el acceso es la parte trasera. Los pacientes que habitan el lugar son hombres y mujeres de verdad, los cuales quieren afrontar sus problemas como mejor puedan. El trabajo en el interior del edificio es para ayudar a las personas a estar mejor, ser compasivos con ellos e intentarles enseñar que el mundo los puede ayudar. Eso es lo que cuenta nuestra protagonista a su hijo para que no tenga miedo del lugar donde trabaja su madre. Pero la realidad es muy diferente: el mundo detrás de las puertas de entrada se parece más al infierno que a un manicomio. Un lugar donde se desechan enfermeras como si fueran confeti, los guardias son cada vez más nuevos, tampoco duran mucho; y los doctores son impasibles y adictos al trabajo. Cada habitación está habitada por un paciente a cada cual más especial y peligroso. Si pasas aquí el tiempo suficiente, casi puedes notar lo que ocurre en las habitaciones que te rodean. La humedad sobre ti. El olor a miedo de los guardias. La obcecación de los médicos. Y todo ello con un posible nexo común que parece mantener los engranajes de este azaroso reloj, que cuando deje de funcionar puede que todos mueran de un ataque de risa…

Así comienza esta magnífica historia de Sam Kieth (“The Maxx”, “Batman:Secretos”). Este autor comenzó a darse a conocer por ser el entintador de Mage de Matt Wagner ( “Grendel” o “Demon”). Posteriormente trabajó con Neil Gaiman para diseñar el célebre personaje de Sandman conocido como Sueño, al igual que ilustró algunos cómics de la misma serie. Como autor completo su trayectoria en DC Comics comienza con en la serie “Leyendas de Batman”, en los que escribe y dibuja cinco números del arco “Secretos”. Esta obra se puede considerar el inicio de la historia del Joker que desarrolla Sam Kieth con posterioridad en “Locura”: un mismo relato cuyas partes se editaron en diferentes fechas. Los guiones de Kieth son llamativos por cómo nos introduce en un ambiente psicótico y peligroso. Siempre desde un punto de vista que no suele ser habitual en los tebeos de superhéroes, sobre todo de Batman. Como puede llevar a cabo la historia adelante con una protagonista que nos va mostrando progresivamente como el Asilo Arkham, va atrapando a todos sus habitantes de manera oscura, rindiéndoles a la cordura. Eso consigue que el cómic sea más tenebroso y más agobiante que si se hubiera optado por  grandes dosis de sangre, violencia explícita o las grandes matanzas de los cómics de terror.

locura texto 2

El arte que utiliza este autor en este tebeo se puede considerar una fusión de estilos mediante la manipulación de collage el trabajo digital y la fotografía con arte pintado a mano. Aquí se demuestra como la ilustración digital y el arte tradicional se pueden fusionar sin ningún tipo de problema. Se aprecia un trabajo extenso por parte del autor, superior a otras de sus obras: el nivel de detallismo que utiliza no la veremos en más sitios, al considerar el mismo Kieth que este nivel de detalle se puede considerar hasta enfermizo.

Para rematar la obra nos encontramos con Dave Stewart (“Hellboy“, “Gideon Falls” o “Rorschach) y Michelle Madsen (Baltimore, Joe Golem) que aportan unos detalles a nivel de color que mejoran mucho lo plasmado por Kieth. Las tonalidades aplicadas en la cara del Joker hacen que la mirada se quede en esa página pensando que llega a devolvernos la mirada.

locura texto 3

Esta obra se publicó originalmente en Estados Unidos en 2010 y ese mismo año lo trajo a nuestro país Planeta De Agostini en un tomo de tapa dura con la obra completa. La última edición que tenemos a disposición en las tiendas de cómic viene de la mano de ECC Ediciones, que salió a la venta a inicios de noviembre de 2020. En definitiva, estamos ante una obra en la que Sam Kieth utiliza los aspectos más terroríficos de la psiquiatría, demostrándonos que puede ocasionar más miedo unas simples palabras que las acciones más brutales. Eso lo consigue el Joker de Sam Kieth, que hará que sea percibido como el mayor y más inteligente psicópata del universo DC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .