La librera Calavera: el difícil oficio de ser librero

¿Cuántas veces habéis estado de copas con los amigos y habéis hecho la típica propuesta de: “¡Hey, deberíamos montar un bar!”? Alguna que otra vez, ¿no? De hecho, dentro de la cultura popular ha sido germen de muchas divertidas historias. Para el recuerdo queda, por ejemplo, uno de los capítulos más memorables de la serie televisiva “¿Cómo conocí a vuestra madre?”. Para los aficionados al mundo de las viñetas la propuesta cambiaría un poco. Más bien lo que cambiaría sería el qué montar. Por supuesto la propuesta acertada sería: “¡Hey, deberíamos montar una tienda de cómics!

¿A qué aficionado no se le ha pasado esto alguna vez por la cabeza? Me imagino que a la mayoría. Fantasear sobre cómo la montaríamos a nuestro gusto, estar todo el día rodeado de tebeos y de otros aficionados como tú, poder tener y leer todas las jugosas novedades que llegan mes a mes… Todo un sueño para los amantes al mundo de las viñetas. Pero hay que tener cuidado con los sueños o deseos porque pueden llegar a cumplirse y entonces ya no hay marcha atrás. Si tenéis algún amigo o conocido librero seguro que no os aconsejará que sigáis ese sueño. El oficio de librero es duro, difícil y bastante esclavo. Queda en el aire la romántica idea de trabajar en lo que más te gusta pero trabajar siempre es trabajar, nunca mejor dicho. Nadie regala nada en esta vida y, a veces, ese sueño se puede convertir en una auténtica pesadilla.

De esto nos habla la autora del cómic que hoy traemos a la web “La librera Calavera”, publicado recientemente por la editorial Fandogamia. Un manga escrito y dibujado por Honda-San, publicado originalmente en Japón en el año 2016 por la Kadokawa Corporation. La propia Honda-San trabaja en una gran librería en Tokio especializada en manga. A través de divertidas historias y homenajes nos va desgranando la verdadera vida de los libreros con sus alegrías y desgracias.

En este caso se centra, sobre todo, en las ventas del mundo del manga aunque también vamos a ver cómic europeo o americano de forma tangencial. La librería es gigantesca y hay bastantes trabajadores en ella, cada uno de ellos está especializado en un tema, demografía o género. Para salvaguardar su propia identidad y la de sus compañeros de trabajo utiliza el recurso de ponerles diferentes tipos de cabeza, cada cual más extravagante y original. Tenemos a “Máscara de gas” que se encarga de revistas shonen y seinen, “Armadura” lleva el BL y la revista Emerald, “Máscara de soldar” se encarga de las novelas ligeras, “Visera de sol” lleva la revista “Asuka” y ensayos de otras líneas editoriales, “Cabeza de conejo” lleva los videojuegos y la propia Calavera se encarga de los libros de arte. Tiene más compañeros pero os invito a descubrirlos si os animáis a acercaros a la obra.

En los diferentes capítulos que componen el tomo nos irá hablando de compradores, editores, técnicas de venta, de los infernales cursillos que son obligados a realizar para tratar con los clientes, consultas… Iremos descubriendo, por supuesto con sus diferencias con los gustos y la cultura, que los compradores de aquí y los de allí son muy parecidos. Allí también tienen al típico comprador que entra en una librería y pide que le recomiende un cómic sin tener muy claro qué es lo que busca exactamente (Honda-Sanlos los llama Mangaperdidos), al típico despistado que entra en una librería y pide cosas que nada tienen que ver con lo que puede encontrar dentro de ella, al cliente que busca ESE tomo descatalogado y que es imposible de encontrar. Seguro que os suenan estas situaciones. El mundo editorial también está presente y nos muestra a los comerciales que trabajan para las editoriales como hombres o mujeres trajeados, con mirada penetrante y con grandes bolsas de papel o un buen fajo de papeles. Siempre dispuestos para que sus productos sean los que más se vean en las estanterías con “sobornos” como pegatinas, posters o ediciones especiales. Lidiar con ellos no es nada sencillo y con jocosas mini historias nos irá narrando cómo lo consiguen. También nos habla de todas las horas extra que tienen que hacer, del fatídico día de las novedades (más o menos es como aquí, casi TODOS los días salen novedades), de la satisfacción personal de poder ayudar a gente con sus compras y del cariño que reciben por parte de algunos clientes.

La librera Calavera es un tebeo muy divertido, narrado de forma original, con el que aprendes mucho sobre el oficio de librero y del, enigmático a veces, mundo del manga. Podrás sentirse muy identificado con su lectura y, cuidado, porque amenaza con volver en un segundo tomo. ¿Os atrevéis a entrar en ella?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .