Thor: Vikingos, de Garth Ennis y Glenn Fabry [Retrospectiva]

Costa occidental de noruega, en el año 1003 D.C. En esa época los marineros preferían tirarse al mar y perecer en las turbulentas aguas del Atlántico antes de enfrentarse a un Drakkar vikingo. Tal era la ferocidad y crueldad de los guerreros escandinavos que todo el mundo los temía. Lord Harald Jaekelsson acaba de llegar a la costa y en el pueblo más cercano acaba de pasar por la espada a todos sus habitantes, contando las mayores atrocidades que se pueden cometer sobre el ser humano. En el salón principal del pueblo están celebrando sobre los cadáveres sanguinolentos la victoria y la conquista. El único superviviente los observa, escondido en un rincón. Trama que puede hacer para vengarse de esos malditos asesinos. A la mañana siguiente, zarpan todos los implacables guerreros y desde un risco aparece el único que salió con vida del ataque. Comienza un rito, una maldición para que sufran esos malvados hombres. La piedra que sostiene refleja unos símbolos relacionados con la sangre. Tras un corte en su brazo, la runa comienza absorbiendo su sangre. El hechizo de condenación hará que naveguen mil años pero no encuentren tierra donde atracar. Nadie se esperaría que el jefe de los vikingos, gracias a su arco, alcanzara de un flechazo en el pecho a nuestro invocador. La runa se llena de sangre y la maldición multiplica sus efectos. Pasados mil años, una horda de vikingos zombies llega a las costas americanas, preparados para desatar el caos y la muerte en todos los lugares. Únicamente hay un héroe que puede detenerlos, un dios vikingo de melena rubia y poseedor del martillo Mjorlnir.

Así comienza “Thor: Vikingos“, la historia diseñada por Garth Ennis (Predicador“, “Demon“, “Dreaming Eagles“, “Punisher“o “Sara) y Glenn Fabry basada en los mitos vikingos, donde la mezclan con el género de los superhéroes. El guionista norirlandés lleva trabajando en la industria del tebeo desde hace mucho tiempo y siempre consigue en todas sus obras no dejar indiferente a ningún lector. Utiliza en este cómic casi todos sus recursos, incluidos la aparición de personajes que tienen una relación casi directa con alguna historia realizada por el mismo. Desde hace mucho tiempo es conocido que este guionista no aprecia ni le termina de gustar el mundo superheroico: está en extremo opuesto a las capas brillantes, como se puede comprobar en obras suyas, como “The Boys” o “The Pro”. Aquí utiliza a unos vikingos para enfrentarse al dios de trueno, llegando a ridiculizarle hasta extremos insospechados. Utiliza a unos personajes como la amazona Sigfrid, un caballero teutónico o un piloto de la segunda guerra mundial. Gracias a esto, Ennis desarrolla los temas y personajes que realmente le interesan: la lucha de la mujeres en las guerras que pueden vencer a quien se les oponga, unas criticas a la religión cristiana o los héroes renegados de la segunda guerra mundial. Para poder sacar esta historia Ennis utiliza a dos de los más conocidos personajes de “la Casa de la Ideas“: Thor y el Doctor Stephen Extraño, incluso incluye una pequeña aparición del gran grupo de defensores de la tierra, siempre llegando a ridiculizarlos respecto de su fuerza y poderes.

A los lápices tenemos a otro artista británico: Glenn Fabry. Reconocido por su trabajo en la editorial 2000 AD dibujando al personaje “Slaine” con los guiones de Pat Mills. Este autor tiene un estilo realista y muy detallista en todo su trabajo. Casi siempre se le relaciona con las portadas de las series más reconocidas, pero cuando realiza un tebeo completo es uno de los mejores en su trabajo. Las vísceras y la casquería son poco vistas en los tebeos de Marvel Comics y gracias a este dibujante tenemos uno de los espectáculos visuales más brutales que se pueden ver en la compañía. Todas las viñetas de este tebeo se puede apreciar un arte que atrae a los lectores tanto con los personajes principales, con una definición espectacular de los rostros como unos fondos que atrapan con sus diseños. El color lo realiza el autor Paul Mounts, que hace un buen trabajo con el único detalle es que disminuye un poco la espectacularidad de los dibujos de Fabry, pero consigue que la obra tenga una continuidad en las tonalidades.

Originalmente este trabajo salió a la venta en el mercado americano en el año 2003, terminando en 2004 el quinto y último número de la serie, bajo el sello Max de la “Casa de las Ideas”. Durante 2004 lo trajo a España por primera vez, la editorial de Planeta de Agostini, en el sello de Forum, en un tomo de tapa blanda que incluía toda la miniserie. Posteriormente en febrero de 2011 la editorial Panini Comics reeditó la obra en su línea de “Marvel Graphic Novel”. Una vez terminada de leer la obra, reconozco que es algo muy entretenido y a la vez muy gamberro. Se nota que la mano de Ennis escribe las líneas haciendo que las batallas, la ironía, las sangre y los diálogos soeces atraigan con fuerza a los lectores. Si os gusta los tebeos duros, bestiales y a la vez parodiando a los superhéroes, este un tebeo que no se debe perder. Al igual que si te gusta Ennis o Fabry esta es una historia que deberías tener en tu biblioteca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .