Home Time: Tiempo de recreo conceptual y gráfico

Home Time Texto 1

Hoy es un día importante para David, Lilly, Ben, Amanda, Nathan y Laurence. Acaba su etapa educativa de primaria y nada será lo mismo. El porvenir ya parece trazado con ese paso de gigante que es el comienzo de la secundaria. Pero el futuro aguarda sorpresas y nada más salir del centro el cambio va a ser más fantástico de lo que a priori se espera. Porque, sin saber cómo, en su retorno del colegio van a acabar en un mundo fantástico donde son considerados espíritus por los seres que pueblan en él. Han empezado unas extrañas vacaciones en un lugar exótico… lejos de casa, de sus padres….  Ha empezado “Home Time”, de Campbell Whyte, editado por la rebautizada editorial Cósmica, antes conocida como The Rocketman Project.

El género de aventuras y viajes fantásticos que protagonizan niños es un camino ya transitado varias veces en diferentes medios de expresión. “Nunca Jamás”  siempre ha estado ahí. Como metáfora de evasión o en el sentido de superar un reto para entrar en la siguiente fase de madurez. Se podría considerar un canon de la literatura infantil y juvenil. No obstante, no por ello, este camino no deja de tener interés. Sobre todo si la excursión que nos proponen tiene suficientes puntos atractivos para que se transite desde una mirada novedosa que aporte una visión fresca y personal. Ese es el caso de lo que nos aguarda en la obra de Campbell Whyte.

Home Time Texto 2

Partiendo de la premisa citada, Whyte nos ofrece, en el libro uno de la saga un ejercicio emocional de los que va creciendo paso a paso. De forma pausada, la historia va ganando altura página tras página. Aunque lo fantástico y misterioso siempre sean elementos del relato, Whyte afronta esta obra con una perspectiva mucho más ambiciosa: la emocional. A través de una sólida caracterización de los personajes iremos conociendo su estado de animo en relación a su nuevo status quo en esa tierra fantástica. Y ahí reside el encanto de este tebeo: que más allá de su contexto sobrenatural, reposa la metáfora del ultimo verano de primaria. El  de una pandilla que tomará caminos distintos en su futura etapa de instituto. Pero antes de ello, van a vivir una aventura fantástica en la que exploraremos como les afecta a cada uno de ellos.

Así va creciendo este cómic: entre lo entrañable y lo divertido, con alguna que otra pizca siniestra. Todo en un combinado enriquecido por el apartado gráfico, que va mutando conforme la historia avanza. Minucioso y expresivo, el dibujo de Whyte nos sumerge en el mundo de los Duraznos y se recrea ampliamente en el, mostrárnoslo en viñetas que ahondan en esa sensación de irrealidad que envuelve a los protagonistas. Una propuesta gráfica que va evolucionando y sorprendiendo en cada uno de los bloques que compone este primer libro (la obra consta de dos volúmenes).

Home Time Texto 3

Todas estas cualidades ya se han visto reconocidas en “Home Time” a lo largo de su vida editorial desde que fuera editado por Top Shelf Productions en el 2017, obteniendo el premio a la excelencia en cómic, otorgado por Pop Culture Classroom, y el premio a mejor diseño de PubWest, y el premio DINKy, siendo finalista en los  Eisner, Russ Manning, Mike Wieringo, el premio de la Sociedad de Novela Gráfica, el Children’s Book Price, el Aurealis y el premio Ledge. Sin duda, un buen currículum de presentación para dar a conocer esta obra en castellano.

Comenzar a leer “Home Time” supone abrir las páginas de una obra personal, que si bien parte de parámetros muy definidos, ya a las pocas páginas toma caminos personales. Caminos refrescantes y que aportan su razón de ser. Pues estamos ante un cómic que posee varios niveles de lectura implícitos. Una obra lista para ser disfrutada por diferentes targets de lectores. De las que va creciendo el interés por ella conforme se van recorriendo las 228 páginas que componen “Home Time”, que Cósmica ha editado en un cuidado volumen en cartoné de formato 23 X 23 cm. Un volumen que supone un camino a la contemplación de un mundo fantástico, pero también asistir al primer reto metafórico implícito que tienen los niños protagonistas atrapados en su personal “Nunca Jamás”. Una tierra que visual y conceptualmente a más de un lector le apetecerá volver a sumergirse tras la experiencia de la lectura de este tebeo. Como si se desembarcara en un tiempo de recreo, en lo conceptual y en lo gráfico.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.