Pax Anza: La conquista del oeste

Pax Anza Texto 1d

Un hecho característico en la actualidad es que da la sensación de que muchas de las huellas de la historia de España están más reconocidas y valoradas fuera de nuestras fronteras. Sirva de ejemplo el personaje y tebeo que tratamos hoy:  Para la mayoría de los españoles de a pie el nombre de Juan Bautista de Anza puede que no les suene ni sugiera nada. Es uno de los resultados del desprecio institucional (por gobiernos de cualquier signo político) hacia la Historia y sus protagonistas. Ahí están los planes académicos para corroborar que no cuidamos la Historia: una asignatura clave para entender donde estamos, pues nos enseña de donde venimos. Pero en nuestro cainita país, donde siempre se embiste antes de preguntar, siempre se mira la Historia desde los extremos absurdos: bien desde la exaltación ciega e ignorante, bien desde el complejo estúpido hacia un pasado que no se puede cambiar. Ni se debe, pues la clave es conocerlo para no repetirlo. Conocer, en definitiva, para poder saber de dónde viene la sociedad que formamos y lo que nos ha llevado hasta hoy. Elementos en definitiva que sirven para construir ciudadanos con mayor conocimiento de su país, y, en consecuencia, un mayor sentido crítico.

En otros lugares del mundo, como México o el estado de California, sí que saben quién fue  Juan Bautista de Anza Bezerra Nieto (Fronteras, en Sonora, Nueva España, 6 o 7 de julio de 17361​ – Arizpe, Sonora, 19 de diciembre de 1788), militar criollo de ascendencia vasca que fue el responsable de trazar la primera ruta segura por tierra desde Arizona hasta California, llegando hasta lo que hoy se conoce como San Francisco, donde estableció el pequeño acuartelamiento que sería el germen de la ciudad que conocemos hoy. Así se consolidó la presencia del entonces imperio Español en la Alta California.  Méritos que le valdrían reconocimiento y ascensos, como el cargo de gobernador de Nuevo México. Sus rastros todavía se encuentran y se honra su memoria en Arizona y California, en el “Sendero Histórico Nacional Juan Bautista de Anza” o en el parque estatal Desierto Anza-Borrego en el condado de San Diego; así como numerosas calles, estatuas y algún que otro edificio lleva su nombre.

Pax Anza Texto 4

Curiosamente a este lado del Atlántico, poco se conoce de su figura. Hecho que ocurre con muchos personajes históricos, fruto quizá del absurdo complejo de inferioridad latente, labrado por años de descuido de nuestra historia y de manipulaciones políticas torticeras. Si esto ocurriera en un país sin complejos y con una industria cinematográfica fuerte, ya se habría materializado algún blockbuster con algunos de los episodios de la vida de Anza. Pero no es el caso.

Por suerte, ahí está Cascaborra Ediciones con su colección “Historia de España en Viñetas” para paliar esos déficits culturales que arrastra nuestra sociedad. En esta ocasión nos trae la figura de Juan Bautista de Anza en “Pax Anza”, un tebeo de David Braña y Óscar Bermejo que recoge dos de los episodios más interesantes de los que participó el militar español en su vida: la expedición hasta San Francisco y el enfrentamiento contra uno de los jefes comanches más despiadados de la época: “Naritgant” o Cuerno Verde.

Pax Anza Texto 3d

El tándem formado por Braña y Bermejo ya ha dado muestras de la buena sintonía que comparten: “Monte Arruit” y “Mil Lobos” son muestra de ello. Pax Anza es otro ejemplo más. Braña (“Lady Enigma”, «Vivar” o “La Curandera”) nos propone un texto con clara finalidad didáctica que no renuncia a la emoción de la aventura, complementando lo que enseña de los hechos y la figura histórica, con un tono sobrio que va muy bien al sentido aventurero que desprende esta “conquista del oeste.

En el arte, Bermejo captura los peligros del entorno en el árido desierto californiano que atravesó la expedición de Anza, la fiereza de los comanches y la estoicidad de aquella tropa formada por españoles, criollos e indios que se enfrentaron a todos los peligros posibles: desde climatológicos hasta la fiereza animal comanche. Todo con un arte que nos da la sensación ha ganado en firmeza y expresividad, que en definitiva ha ganado soltura narrativa, por como cuenta y describe con su lápiz y tinta.

Pax Anza Texto 2

Cierto es que el cómic al no centrarse en sólo un hecho histórico obliga a ser más sintético en cada una de las dos hazañas que cuenta. Si bien esto Braña lo solventa de forma eficiente a través de un recurso narrativo de manual, no por ello menos funcional.  Así nos acercan estas 68 páginas la figura de Anza en un volumen que viene prologado por Miquel Silvestre. De forma didáctica y amena, el volumen editado por Cascaborra sigue manteniendo la premisa de la colección “Historia de España en Viñetas”: la de rescatar del olvido trozos de nuestra historia y llevarlos al gran público a través de buenos tebeos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.