Estela Plateada: Regreso a Casa. Vuelta a las esencias

Estela Plateada Regreso a Casa Texto 1

La década de los ´80 se despidió en Marvel Comics con un Estela Plateada con un vigor editorial nunca visto. En la época en la que los mutantes merecidamente copaban los puestos de mayores ventas, el tercer volumen de “Silver Surfer” ya estaba consolidado en el mercado y entró en la siguiente década como una de las piedras angulares de la Marvel cósmica y la saga del Infinito: El famoso Guantelete que le dio el poder definitivo a Thanos y que ahora, cine mediante, ya es conocido por casi la totalidad de seres humanos que pueblan la tierra. Una saga y conceptos que nacieron de la mente de Jim Starlin, responsable de muchos momentos inmortales del cómic estadounidense, tales como “La Muerte del Capitán Marvel”, Dreadstar o “Batman una muerte en la familia”.

Jim Starlin, que en la década de los setenta ya revitalizó la Marvel cósmica con su Capitán Marvel, había asumido las riendas de la colección de Norrin Rad ya hace algún tiempo. Acompañado de un Ron Lim cuyo lápìz ya era indisoluble por aquellas fechas al surfista intergaláctico. Por primera vez desde su creación, Estela Plateada gozaba de un título regular que contó con más de cien entregas. Algo que Stan Lee y John Buscema no consiguieron con su «Silver Surfer Vol. 1«.

Estela Plateada Regreso a Casa Texto 2

Además de la serie regular, en aquella época Silver Surfer había protagonizado proyectos especiales, como el que llevó a Stan Lee a unir su nombre al de Moebius en «Parabola» Un cómic que ya nos ocupamos en nuestro podcast, dada la persistente huella que ha dejado en ambos lados del Atlántico.

Así, por primera vez en la historia de la casa de las ideas, el heraldo de Galactus más célebre contó con presencia regular en los quioscos. Una serie que comenzó liberando del exilio en la tierra a Norrin Rad, de la mano de Steve Englehart, y que lo llevó de vuelta al cosmos. Al pasar el testigo argumental a Jim Starlin, éste se sirvió para resucitar algunas de sus creaciones e ir preparando lo que hoy en día se conoce como una de las mayores sagas cósmicas nacidas al amparo de Marvel. Si bien, aspectos indisolubles a Estela Plateada como el poso metafísico o la melancolía se fueron diluyendo entre el cosmos de la épica interestelar….

Estela Plateada Regreso a Casa Texto 4

Quizá para paliar esa carencia, Starlin ideó una novela gráfica en la esos elementos vuelven a estar presentes, y así, en octubre de 1991 apareció “Silver Surfer: Homecoming” (“Estela Plateada: Regreso al Hogar”) bajo el sello de Marvel Graphic Novel. Un cómic en el que el arte lo asumió Bill Reinhold y el color Linda Lessmann. «Regreso al Hogar» nos retrotraía al sentido trágico del concepto de ángel caido de los primeros días de Estela Plateada.

Así Norrin Rad se encontraba con la desaparición de su planeta natal, Zenn-La, transportado a otra dimensión. Un nuevo villano había capturado el planeta entero, pero sin infligir dolor a sus habitantes, sino seduciéndolos con una suerte de vida plena al calor de sus entrañas. La metáfora de la divinidad volvía a estar presente en las viñetas de Estela Plateada. También volvía a ser clave el concepto de sacrificio, angustia, rechazo y pérdida. Una vuelta a las esencias del personaje en toda regla, alejado de los fuegos artificiales de las sagas cósmicas que protagonizaba en su cabecera regular.

Estela Plateada Regreso a Casa Texto 3

El lápiz de Reinhold, menos efectista que Ron Lim y más prosaico, se revelaba ideal para esta empresa. Una empresa que mostraba lo trágico de nuestro ángel caído, que revelaba la inmensidad de los parajes por los que surfea Estela Plateada y reflejaba la esencial parte emocional de este relato. Los sobrios colores elegidos por Lessmann hacían el resto para sumergirnos en esa majestuosa Zenn-la que ha de salvar Norrin en estas páginas. Una Zenn-la en este caso estéticamente deudora de los diseños de aquellos primeros relatos de ciencia ficción publicados en cómics clásicos (La impronta clásica de Flash Gordon puede rastrearse en los edificios que muestran algunas viñetas) y que realmente evoca el sentido exótico que se le supone al paraíso perdido de Norrin Rad.

Estaba hecho, en apenas 62 páginas “Regreso al Hogar” suponía un retorno a las esencias en toda regla. De forma precisa y sintética, sin renunciar a la continuidad existente (pues lo que aquí acontece sirve de punto de partida para otra saga de Starlin de aquella época: “Resurrección”) y a la vez con la suficiente distancia de la cabecera principal para que este cómic tuviera entidad propia y fuera disfrutable por cualquiera.

Estela Plateada Regreso a Casa Texto 5


Los aficionados del mercado español tuvieron que esperar casi tres años para poder disfrutar de “Estela Plateada: Regreso al Hogar”. Publicada por Forum en marzo de 1994 en formato álbum con tapa blanda, esta es una de las obras que han quedado relegadas al cajón del olvido editorial. Decisiones de reediciones aparte, lo cierto que siempre es saludable volver a este tebeo para disfrutar de un Estela Plateada encarnando todo lo que da de sí la premisa conceptual con la que se creó: un personaje hecho para mostrar tanto lo inmenso como lo trágico. Jim Starlin, Bill Reinhold y Linda Lessmann lo hicieron en este “Regreso al Hogar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.