Entrevista a los autores de “El Puritano”: «Cada personaje de Robert E. Howard tiene un algo distintivo, único, más allá de esa cosa de tíos duros provenientes del Pulp que les une.”

Pasado el ecuador de la campana de preventa de “El Puritano”, hemos tenido la ocasión de poder charlar con el equipo creativo del comic: El Torres, Jaime Infante y Manoli Martínez, los responsables de que Solomon Kane vaya a cobrar vida en un relato que aúna a partes iguales frescura y fidelidad al personaje creado por Robert E. Howard. Un tebeo que creemos dará que hablar. Y para ello nada mejor que poder conversar con sus autores:

Entrevista El Puritano Texto 1

Antes de nada, permitidme felicitaros por el trabajo vertido en “El Puritano”, un trabajo que recoge la esencia de Solomon Kane para, en mi humilde opinión, darle un nuevo brío al personaje en su etapa más madura. ¿Costó encontrar ese tono y relato?

El Torres: Afortunadamente no. Ya estaba madurado desde hacía tiempo… porque ese tono oscuro y crepuscular ya lo tenían los relatos originales de Robert E. Howard. El poema “Solomon Kane’s Homecoming” lo tiene ya todo, y solo hemos estirado el hilo:

«The white gulls wheeled above the cliffs,
the air was slashed with foam,
The long tides moaned along the strand
when Solomon Kane came home.«

Durante mucho tiempo comenté con compañeros la posibilidad de hacer un cómic, porque es tan potente… El aspecto siniestro, la espada, las pistolas. Y no solo lo gráfico, sino en ese personaje con facetas tan opuestas entre sí. Si te aproximas a Solomon Kane y lo conviertes en un “matamonstruos”, te estás perdiendo lo que tiene. Así que, como Conan (y Red Sonja, pero esta es inviable), Kane siempre estuvo por ahí.

Hasta hubo conversaciones con compañías de juegos de rol que tenían los derechos de Solomon Kane, hasta que me di cuenta que, como ocurre con todas las creaciones de REH… Solomon Kane es de dominio público. Pueden haber hecho marca registrada del nombre, pero el personaje ya nos pertenece a todos.

Luego, el detalle final sobre la ambientación surgió en una conversación con Carlos Pacheco. Ambos acabábamos de ver “The Witch”, de Eggers, y coincidimos en que ese era el ambiente de Solomon Kane, no un mundo lleno de monstruos típicos de Dragones y Mazmorras donde casi lo ubicaba la última adaptación que vimos en cómic. Además, en esencia, todas las historias de Robert E. Howard son westerns, y con el tiempo me he dado cuenta que el ritmo de esta historia es de western. Así que “El Puritano” tiene esos homenajes. Dedicado a Carlos, por una parte, a Eggers por otra (uno de los personajes tiene ese apellido), y cómo no… a Robert E. Howard.

Jaime: En la parte gráfica, Juan tenía claro de antemano lo que podía aportar yo al proyecto con mi estilo de dibujo. Tiene la virtud de conocer a los dibujantes con los que trabaja, y no solo potenciar sus puntos fuertes, sino enseñarles mucho oficio por el camino. A mí me apetecía mucho dibujar algo con un ambiente terrorífico y con mucha atmósfera. Además, a pesar de que pueda parecer, el proceso de trabajo con Juan es muy orgánico, y muchas de las ideas fueron apareciendo por el camino. Pero el tono estaba claro desde el principio. La incorporación de Manoli era la pieza que faltaba para que el tebeo terminase de funcionar, aunque reconozco que colorear mis tintas es un poco difícil.

Manoli: En la parte estética desde el principio tanto Juan como Jaime tenían muy claro el recorrido del personaje y de la historia. Y por mi parte sabía que desde las primeras páginas sería algo con un ambiente muy oscuro y lúgubre para dirigirme hacia ambientes más luminosos tal como avanzábamos en la historia.

Trabajar con Juan es una constante de conocimiento sobre el medio y sobre el oficio página a página, viñeta a viñeta.

Entrevista El Puritano Texto 2

Juan, Este cómic forma parte de una trilogía de Howard iniciada con Conan en “Sangre Bárbara”. ¿Porqué Howard? ¿Y en base a qué criterios se basa la elección de los personajes que la protagonizan?

T:  Howard… porque mi biblioteca tiene muchos tebeos, pero una enorme parte son de Spiderman… y una parte más grande aún son de Conan. Me ha marcado desde siempre, y en muchas de mis historias, tanto las humorísticas como “Bribones” como las más serias como “Ghost Wolf”, hay retazos y humildes homenajes. Puede que REH no fuera el escritor más depurado del mundo. Puede que juegue con las fantasías de poder masculinas. Puede que sea por un millón de cosas. Pero yo solo recuerdo a aquel chaval que dibujaba sus tebeos de bárbaros en libretas, con lápices y bolígrafos. A ese chaval le debo algo. A Bob Dos Pistolas le debo algo.

¿Por qué esos personajes? Porque aunque puede que veamos muchas de las creaciones de Howard como personajes clónicos (y de hecho, se han usado muchas historias trasladándolas de uno a otro), la verdad es que no lo son en absoluto. Kull no es Conan. Solomon no es Kull. Ni Harrison es Solomon ni Costigan es Harrison. Cada uno tiene un algo distintivo, único, más allá de esa cosa de tíos duros provenientes del Pulp que les une. Cada uno tiene una historia detrás. A veces muy contada, a veces olvidada.

Observamos que tanto tu Conan como tu Solomon Kane son retratos de los personajes en su madurez. Juan:  ¿Hay un nexo común en esa decisión? ¿La madurez de los personajes supone, acaso, dotarles de un mayor trasfondo?

T: Eso por una parte. Por otra… verás, es algo que me ronda siempre la cabeza. Los personajes, las creaciones, tienen su época y su edad también. Conan era fresco para nosotros, Solomon también. Pero envejecen. Ya sea por saturación, por copia o por desinterés, las nuevas generaciones lo ven como algo caduco, saturado. Los intereses de los nuevos lectores son otros. ¿Cómo actúa un héroe cuando ha envejecido? ¿Quién lee las aventuras de ese héroe? ¿Puede dirigirse con el mismo lenguaje a ese lector siempre, sin convertirse en una parodia de sí mismo?
Toda la trilogía tiene una serie de temas comunes. La pérdida, el relevo generacional, y ver cómo alguien que no ha hincado nunca la rodilla se enfrenta al tiempo, al significado de lo que ha sido y representado… y cómo eso se desvanece. Y cómo lo que han querido, ansiado o amado, les es arrebatado.

Entrevista El Puritano Texto 4

Vayamos a la parte gráfica: ¿Cómo entras en el proyecto, Jaime?

J:  Sucedió en pleno confinamiento. Creo que Juan ya había visto mi trabajo a través de redes sociales. Yo estaba a punto de publicar con Cascaborra «1585: Empel«, escrito por Javier Marquina, y ya estaba preparando Progenie, también con Javier y que será publicado por Sallybooks en torno a la fecha en que salga esta entrevista. Durante el confinamiento, subí a redes sociales fotos de los libros que iba leyendo. Una de ellas era un volumen de relatos de Algernon Blackwood, y un seguidor comentó que le encantaría ver un cómic de terror escrito por El Torres y dibujado por mí. Yo era muy fan del trabajo de Juan, así que no me hubiera atrevido a escribirle para trabajar juntos: era una idea que me atraía tanto como me intimidaba. Pero resultó que Juan comentó, simplemente, que “sólo tenía que darle un silbidito”. Al principio no me lo creía. Durante unos meses, barajamos varios proyectos. Finalmente, cuando me propuso hacer un cómic sobre Solomon Kane, sabía que era lo correcto, porque era un personaje del que era fan desde hacía mucho (lo conocí gracias a un dibujo de Carlos Pacheco, uno de mis ídolos). Así que hacer un tebeo sobre un personaje como Solomon Kane con El Torres era un sueño hecho realidad.

¿Fue difícil dar con el diseño del personaje y el ritmo que exigía la historia de Juan?

J: Por un lado, hay una imagen canónica de Solomon Kane que cualquiera que conozca al personaje tiene en la mente: un tipo delgado y sombrío, con un sombrero de ala ancha y capa, unos pistolones, una espada y un bastón. Una especie de Batman mosquetero. Como Juan ya me había dicho que se trataba de una historia crepuscular, con un Solomon Kane anciano, intenté reflejar la edad en los bocetos. Pero Juan quería que siguiéramos la estela del (enorme) artista Gary Gianni, y que lo representáramos con el aspecto de Clint Eastwood. Trabajé un poco más con esa idea en mente, y en seguida tuvimos nuestra versión de Solomon. También queríamos que las historias de Howard hubiesen pasado de verdad por el personaje, así que le añadimos unas cuantas cicatrices. Para el lector atento, hay incluso pequeños guiños nada subrayados, como el origen de la espada del personaje.

Entrevista El Puritano Texto 5

¿Cómo ha sido el proceso de trabajo que habéis llevado en “El Puritano”?

T: Yo escribía cosas. Jaime y Manoli me daban páginas estupendas. Luego yo les ponía los globitos (risas). En pocas ocasiones surge una sinergia tan bonita entre los autores de un tebeo. Me pasó con Joe Bocardo y Manoli en “Sangre Bárbara”, y me ha vuelto a pasar con Jaime y Manoli en “El Puritano”. A ver si es Manoli, que es el nexo en común. Precisamente por esa dinámica, el escribir este cómic no es una cosa estática. Las ideas surgen y te das cuenta de que yo puedo pedir cambios constantes de viñetas (y de páginas enteras), y los demás pueden pedir cambios en el modo de contar la historia, pero todo de forma muy natural. Entrar en una dinámica donde cada uno estimula la creatividad del otro, aporta, donde los roles se permean y se funden… eso no ocurre todos los días ni con todos los compañeros. Puede que yo llegara con la semilla, pero es el equipo quien la ha transformado en un árbol.

J: El proceso ha sido muy orgánico. Juan tiene muy claras cosas como el número de viñetas o el diseño de página, pero está abierto a las aportaciones de sus colaboradores. Ha habido momentos en que todo fluía de manera natural, pero ha habido escenas que se nos atascaban. En ocasiones hemos tenido que repasar una y otra vez un diseño de página, o hemos tenido que volver a trabajar viñetas enteras porque el planteamiento no estaba funcionando. Me sorprende la cantidad de espacio que he tenido para expresar y reflejar elementos personales en esta historia. Es el tebeo de Juan, pero también ha terminado siendo mi tebeo y el de Manoli. Al final del proceso, en algunas escenas, nosotros mismos nos emocionamos con la historia que estábamos contando. Espero que todas esas emociones lleguen de alguna manera al lector.

M: Como bien dicen mis compañeros, el proceso ha sido muy dinámico y ha fluido en todo momento, no por ello no voy a decir que en algunas partes nos atascábamos hasta dar con la solución. Seguramente Jaime coincidirá conmigo en que Juan tiene muy claro desde el principio lo que quiere y como lo quiere. Aunque eso no quiere decir que no podamos aportar nuestras ideas o visiones. Somos un equipo y eso es muy palpable desde el minuto uno. De hecho, dimos unas cuantas vueltas volviendo atrás, rehaciendo cosas que no nos convencían, añadiendo detalles, cambiando ambientaciones. Pero en general el trabajo ha fluido muy bien.

En tu anterior cómic Jaime, “1585: Empel”, entiendo que el mayor esfuerzo debió ser la documentación histórica para una recreación fiel a los hechos. No obstante, en “El Puritano” también se observa una recreación que da la sensación de verosimilitud cuando se leen esas viñetas. ¿Fue laborioso el trabajo de documentación en ese sentido?

J: “Si naciste para martillo, del cielo te caen los clavos”. Yo soy consciente de que mi estilo tiene limitaciones y que nunca dibujaré “Superman”, pero creo que es el adecuado para este tipo de cómics. Eso, sumado a que la historia es una de las disciplinas que más me interesan (soy muy aficionado a libros y otras publicaciones sobre el tema), y a que uno de los periodos históricos por los que tengo debilidad son los siglos XVI y XVII, ha hecho que me pueda mover con bastante soltura. Además, Juan ha aportado buena parte de la documentación, para comprender cómo era la vida de esos puritanos en el Nuevo Mundo. Intercambiamos recomendaciones de películas y cómics, para captar bien el ambiente. En cuanto a la parte fantástica y terrorífica, otra de mis grandes aficiones son las historias de género, y no podía dejar pasar la oportunidad de diseñar un monstruo memorable. Ahí Juan me ha dejado bastante libertad, y, como cierto personaje evolucionó a lo largo de la historia, tuve la oportunidad de reelaborar su diseño, y que eso fuera coherente con la historia. Espero que nuestra “bicha” (como a veces la llamábamos en privado) impacte a los lectores.

Entrevista El Puritano Texto 6

De la misma manera que el dibujo, el color en esta obra se me hace inseparable al resultado final, Manoli. Un tono sobrio que acompaña emocionalmente el relato viñeta a viñeta. Un tono, que, si bien se asemeja a tu trabajo en “Sangre Bárbara”, presenta rasgos diferenciales notables. ¿Cómo fue el proceso de dar con la clave exacta para colorear esta obra?

M: Si bien se asemeja en técnica y paleta a “Sangre Bárbara” es muy diferente en algunos aspectos. Primero los colores planos son un poco mas saturados ya que Jaime trabaja con grandes masas de negro y eso me hizo subir un poco mas los tonos para que hubiese una armonía entre su trabajo y el mío. Los tonos son menos oscuros que en Sangre Bárbara hay mucha luminosidad en las páginas de El Puritano ya que la historia en si lo requería. Aunque eso no quita que haya incorporado tonos mas oscuros en algunas escenas o recreado amientes lúgubres.

La paleta de color en esta ocasión también ha sido bastante reducida, aunque si he utilizado mas técnicas para recrear ambientaciones y esta vez la forma de aplicar la luz ha sido mas sutil pero igual de efectiva. La ayuda de Juan ha sido fundamental en el proceso de este cómic. Me ha enseñado a tener otra visión a la hora de trabajar.

Si que observamos una evolución en tu trabajo desde obras como “Ucronía” o Evil War” hasta llegar a lo que últimamente coloreas en “El Puritano” o en “Sangre Bárbara”. Da la sensación de que hay una búsqueda de una voz cromática en tu trabajo que en las dos obras publicadas en Karras se manifiesta. Un estilo que se nos antoja personal. ¿Como ha sido encontrar ese camino?

M: «Ucronía» y «Evil War» son obras que salieron hace mucho tiempos. He trabajado en unos cuantos proyectos para el mercado americano y canadiense donde ya me alejaba del estilo que utilizaba al principio. Pero si es cierto que llevaba mucho tiempo intentando encontrar mi propio estilo, algo con lo que me encontrase a gusto trabajando, donde pudiese aplicar mis técnicas de luz y mi estilo con colores planos. Algo mas personal.

La verdad que no ha sido nada fácil llegar hasta aquí y depurar mi estilo hasta encontrar lo que realmente me gustaba, donde me encontrase cómoda, donde dijese “esto es lo que quiero hacer” Pero Juan y Karras me dieron la oportunidad de poder trabajar como quería de poder demostrar que con una paleta reducida con un color plano y con mi forma de aplicar la luz podía recrear atmosferas y hacer llegar al lector todas esas emociones que yo sentía al trabajar.

Y ahora después de mucho tiempo creo que ya puedo decir que tengo mi propio estilo personal y quiero que la gente me conozca por ello. Por mi forma de trabajar.

Entrevista El Puritano Texto 8

Para finalizar, y además de agradecer vuestro tiempo y disponibilidad, nos gustaría saber qué proyectos inminentes tenéis en vuestro haber.

J: Actualmente estoy trabajando en un cómic para el mercado estadounidense, «Oddfellows», una historia de terror ambientada en el Nueva York de 1870 (de nuevo, géneros histórico y de terror se dan la mano). Está guionizado por Quenton Bordnak y Joey Strawn, y será publicado por Scout Comics en 2022. Además, Juan hará la rotulación. También estoy preparando un nuevo cómic histórico para la editorial Cascaborra, de nuevo mano a mano con Javier Marquina (queríamos darnos el gusto de trabajar una vez más juntos). Y, aparte de buscar nuevos proyectos en EE. UU. y Europa, una de las cosas de las que tengo más ganas es de cierto proyecto secreto, de nuevo junto a Juan y Manoli.

M: Actualmente estoy trabajando en «West Moon Chronicles«, una miniserie de tres números junto con mi compañero Joe Bocardo y guionizada por Frank J. Kim para el mercado americano. Y en un par de meses volveremos al mundo cimmerio con Juan y Joe en un nuevo proyecto para Karras.

Y alguna miniserie mas para el mercado americano a inicios de 2022

T: Tengo un listado de 12 guiones por hacer, clavado en el tablón del estudio. Me mira. Yo no me atrevo a devolverle la mirada…

Entrevista El Puritano Texto 7

Y  con el listado amenazante que preside el estudio de El Torres, damos por concluida esta conversación, que esperamos haga más distendida la espera para todos aquellos aficionados que ya han encargado su ejemplar de “El Puritano” en la web de Karras. Un tebeo que conquista viñeta a viñeta y en el que se ha cuidado al detalle lo literario y artístico. En breve el aficionado español podrá comprobarlo y disfrutarlo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.