The League of Extraordinary Gentlemen: La Tempestad. El punto final

La Tempestad Texto 1

Todo tiene su fin, hasta las carreras más insignes e intachables. Como las de Alan Moore y Kevin O’Neill, que se despidieron del medio con la culminación de una de sus obras más recordadas. Nos referimos a “The League of Extraordinary Gentlemen”, la saga comenzada hace ya dos décadas en la que Moore ideó una suerte de supergrupo con héroes del folletín victoriano que fue tomando mayor envergadura conforme sus volúmenes se desarrollaron. Así el concepto fue expandiéndose a lo largo de los dos siglos de cultura popular y sentando a la vez parte de sus bases en la época shakesperiana. Todo un reto que Moore y O´Neill propusieron a los lectores, que se maravillaron entre la multitud de referencias que plagaban unas páginas dibujadas con excelsa maestría por O’Neill y en las que Moore aunaba lo más granado de la literatura popular británica.

Así del folletín victoriano llegamos al siglo XX y XXI para enriquecer la saga con más elementos populares (incluida la explosión del british rock) para llegar a una suerte de catarsis conceptual que supuso el tercer volumen. A partir de ahí, Moore y O´Neill se permitieron una serie de spin-offs centrados en la descendencia de su capitán Nemo y las nuevas peripecias que asumieron Mina y Alan Quatermain en plena mitad de siglo XX (“Dossier Negro”). Pero quedaba cerrar definitivamente el concepto de forma definitiva. Y Ahí llega “La Tempestad” (“The Tempest”).

La Tempestad Texto 2

Con un título de fuerte influencia Shakesperiana el último volumen de la obra se materializó en el mercado inglés entre 2018 y 2019. Editado por Knockabout Comics e IDW publishing a ambos lados del Atlántico, Planeta ha sido la encargada de traerlo al mercado español en una edición que ha tardado demasiado tiempo en ver la luz en la lengua de Cervantes. Pero por fin llegó, en abril del pasado año, “La Tempestad” para concluir no solo la saga de estos caballeros extraordinarios, sino para poner punto final a las carreras de Alan Moore y Kevin O´Neill, acompañados por Ben Dimagmalliv y Todd Klein.

Si en los anteriores volúmenes la principal materia prima eran los personajes de ficción victorianos y su evolución a lo largo de estos dos últimos siglos, en las seis grapas que comprenden “La Tempestad” Alan Moore toma las referencias principales de todo lo que supone y ha supuesto el mundo del cómic inglés en la segunda mitad del siglo XX. Así nos brinda un final plagado de referencias al noveno arte, ya sean sutiles o expresas, todas enlazadas en la ultima aventura de Mina, Orlando y compañía.

La Tempestad Texto 3

Todos los géneros y formatos que aparecieron alguna vez en un quiosco inglés aparecen referenciados en estas páginas. Unas páginas en las que O´Neill adapta lo gráfico a la pretensión aglutinadora de Moore, resultando un ejercicio de metacómic efectivo y solvente. Más cerebral que emocional, La Tempestad supone en definitiva el canto de cisne de dos genios que se despiden del medio desde lo más alto. Un tebeo que sin duda exige atención al lector, y devuelve ese esfuerzo con creces.

Esta es la despedida del personal arte de Kevin O´Neill, un tipo que ha conseguido en la industria del comic tener un estilo personal e inconfundible. Tan personal y única como la carrera del genio de Northampton, que nos brinda en el final de su carrera como guionista de cómics un canto de amor al medio y a la cultura popular: Una tempestad que te deja exhausto al presenciarla y maravillado al recorrerla. Un excelente punto final.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.